Skip to content

El trailer del libro de El Mundo Del Spectrum +

septiembre 5, 2017
Si pensábais que tras leer el primer libro de nuestros amigos de El Mundo Del Spectrum íbais a estar satisfechos, pues pegaros a la pantalla de vuestro ordenador o dispositivo portátil y poner en marcha el video adjunto. Atentos al trailer, porque a falta de pocos dias para su comercialización oficial en tiendas selectas, ya podemos intuir algunos de los contenidos de su segundo volumen, recién calentito, con nuevos reportajes, nuevas entrevistas, introducciones de auténtico lujo con dos ilustres programadores de la talla de Jon Ritman y Steve Turner y todo un mundo maravilloso aún por descubrir de la alucinante máquina llamada ZX Spectrum.

Lo dicho, el nuevo libro de EMS saldrá a la venta a partir de este próximo viernes, dia 8. Si habéis hecho la pre-compra o reserva de vuestro ejemplar desde la web de Dolmen Editorial, a lo largo de estos dias lo estaréis recibiendo en vuestros buzones o en mano. En otro caso, lo hallaréis justo desde ese mismo dia en vuestra librería favorita o al cabo del próximo fin de semana.
 

 
Se me han puesto los vellos de mi piel como escarpias, así os lo digo. Si no habéis sentido esa emoción, o cualquier otra, pues ya estáis tardando en reaccionar.

Anuncios

Campaña edición L’Abbaye des Morts para la Sega Mega Drive

septiembre 4, 2017
Para todos los amantes de los videojuegos clásicos y modernos, nos llega una noticia que gustará bastante a los fans de la consola Sega Mega Drive; la pronta aparición de una edición física del famoso L’Abbaye des Morts de Locomalito y Gryzor87 para esta fabulosa consola de Sega. Se ha iniciado recientemente una campaña de financiación para sacar adelante unas fantásticas ediciones en cartucho de dicho videojuego, habiéndose conseguido el objetivo de unas 50 unidades que se tenía por objeto en apenas pocos dias. La campaña no finaliza hasta dentro de 25 dias, pero hasta entonces aún se puede aportar por tener vuestra propia edición física, con dos presentaciones distintas, del videojuego.
 

 
La edición física de L’Abbaye des Mort para la consola Sega Mega Drive se ha hecho realidad gracias a la ayuda de los aficionados a esta mítica consola. PlayOnRetro os ofrece la posibilidad de haceros con esta versión del mítico videojuego que Locomalito y Gryzor87 crearon en 2010 inicialmente para ordenadores personales (PC Windows), apareciendo después las subsiguientes adaptaciones para ZX Spectrum, OUYA, Mac OS X, Linux, HTML5 y OpenPandora, por obra de diferentes autores y grupos de programación, igualmente aficionados a los trabajos de Locomalito. En este mismo mes de septiembre comenzó la campaña para financiar su edición física. Para ello sólo hay que acceder a la web de PlayOnRetro y hacer una pre-compra. Durante un mes podremos hacernos con nuestra copia y apoyar tanto al creador de esta adaptación como a los creadores originales, difundiendo su trabajo entre los amantes de esta querida consola de 16 bits. Una vez acabada la campaña, el juego se producirá y se enviará a sus compradores.

En el lejano 2010, Locomalito y Gryzor87 cambiaron el panorama del homebrew nacional con el lanzamiento de este juego, que rescataba las más antiquísimas mecánicas de exploración plataformera de los juegos de los años 80 para microordenadores a nuestra era digital. Desde entonces han salido ports y adaptaciones que han aumentado la fama de dicha aventura hasta la de hoy. El juego incluye varios skins de sistemas de la época (Commodore, 64, MSX, Amstrad PCW, PC CGA, etc.) y un sonido mejorado (obra de DaRkHoRace – Twitter).

Consigue tu copia de L’Abbaye des Morts para Mega Drive en formato físico. Ésta vendrá acompañada de un buen puñado de extras, gracias a un gran grupo de colaboradores liderados por Mun (@MoonWatcherMD). Además de su excelente conversión, PlayOnRetro ha querido acompañar al programa con dos ediciones físicas en una campaña que busca poder financiar dichas ediciones y ponerlas a disposición de los amantes de la consola de la compañía japonesa. Para ello, ha creado las siguientes ediciones:
 

Presentación pack básico L’Abbaye des Morts

 
· Básica (33,99€): que incluye caja de plástico y cartucho negro de gran calidad, carátula reversible, libro de instrucciones en español o inglés en el mejor material, de 16 páginas a todo color con prólogo de Locomalito/Gryzor y una postal coleccionable.
 

Presentación pack Deluxe L’Abbaye des Morts

 
· Deluxe (52,99€): que incluye todo lo anterior y además un espectacular libro de ilustraciones llamado “Fabularium” de 16 páginas que incluye artes de todos los enemigos del juego, póster del juego, sobre cerrado y lacrado con contenido secreto, una bolsa de polipiel con el logotipo del título estampado en tinta dorada y todo ello guardado en una caja de cartón que emula un viejo libro con detalles en relieve en el formato habitual de los juego de PlayOnRetro.

Todos los detalles sobre esta campaña la tenéis en la página antes destacada y para poder contactar con algún responsable, podéis hacerlo igualmente entrando en su web.

“Terrapins”, conversión de la recreativa “Turtles” para el ZX Spectrum

agosto 29, 2017
El Arcade Game Designer de Jonathan Cauldwell está a un paso de conseguir todo un récord en cuanto al número de lanzamientos producidos con ayuda de esta herramienta, en lo que llevamos de año. A lo largo de este verano, hemos visto cómo unos cuantos programadores están mostrando sus nuevos proyectos con este engine en el grupo dedicado al mismo en Facebook. Algunos de ellos aún siguen en fase de desarrollo, pero el que podemos catar y disfrutar en nuestros ZX Spectrum ha cobrado vida muy recientemente y se puede adquirir desde la página web de itch.io

Terrapins no es más que una adaptación de la recreativa de Stern Electronics, Turtles, del año 1981, licenciada después a Konami, y sigue en casi todos sus detalles las pautas de aquélla. Nuestro cometido como buena madre tortuga que somos es abrir todas las cajas que hay en cada pantalla donde permanecen encerradas nuestras pequeñas tortugas y transportarlas sobre nuestras espaldas hasta su casa, al mismo tiempo que debemos impedir que otros animales les hagan daño. Cuentas con una especie de bomba paralizante que tienes que ir recogiendo para poder dejar fuera de combate durante un tiempo a tus perseguidores. Siempre que la uses y te quedes sin ella, en el corredor central siempre la vas a encontrar ahí.

La conversión está bastante conseguida, aun teniendo en cuenta que con un ZX Spectrum no se puede conseguir la fidelidad total, tanto a nivel de gráficos como de sonido, pero su autor le ha conferido su estilo personal. Tiene algunas cosillas que se podrían pulir, como la curva de dificultad, pero está bien tal como está y resulta ciertamente entretenido.

El videojuego se ofrece en modo de descarga digital en dos versiones: una demo que es gratuita, y la versión definitiva, descargable previo pago por un monto de 2,00 dólares como mínimo a través de PayPal.

RetroEngine Sigma como plataforma de videojuegos

agosto 26, 2017
Con este nombre, muchos se retrotraerán a hace varios meses atrás, en que una campaña de crowdfunding tuvo lugar a través de Indiegogo, con la que financiar la producción en masa de una particular plataforma multi-sistema, basada en la placa OrangePi, similar en muchos aspectos a la conocida RaspberryPi, como una alternativa más frente a los emuladores clásicos que venimos usando desde finales de los años 80 para nuestros ordenadores tanto domésticos como personales, desde el famoso emulador de ZX Spectrum de Pedro Gimeno para los PC MS-DOS de aquella época, hasta nuestros dias. El éxito de dicha campaña hizo que aquel proyecto sea hoy en dia una realidad y yo soy uno de los afortunados en poseer esta particular consola de la cual os hablaré tanto de sus virtudes como de sus defectos más adelante en esta misma entrada. Yo elegí de los varios modelos por los que se podía optar, por éste en concreto que poseo desde su recepción, hará como dos semanas aproximadamente.
 

Foto: Neil Parsons
 
UN POCO DE HISTORIA:

Emuladores tanto de ZX Spectrum como de otros sistemas clásicos de ordenadores, consolas de diferentes generaciones, la práctica totalidad de las recreativas que existieron en su momento y hasta mesas de pinball de diferentes épocas (virtualizadas y fácilmente manejables desde un ordenador) fueron surgiendo durante los años que siguieron tras el declive de los ocho bits en el mercado y aun cuando los Atari ST, Amiga y PC combatían por ocupar un puesto de privilegio en el mercado, en competencia con las consolas que poco a poco iban despertando bastante interés entre los usuarios, desde las clásicas Atari 2600 y modelos posteriores, NES de Nintendo, pasando por la Sega Master System y, a partir de ahí, todo un abanico de posibilidades para poder elegir entre muchas opciones que se nos ponían por delante: Game Boy, Sega Mega Drive, Atari Lynx, Game Gear, Atari Jaguar, Mega-CD, Super Nintendo y así hasta un largo etcétera de consolas tanto portátiles como de salón.

Las plataformas elegidas para el uso de todos esos emuladores han sido, mayormente, ordenadores personales o PC, bajo entorno MS-DOS o Windows y, actualmente, la oferta ha aumentado hasta alcanzar diferentes dispositivos modernos, incluso nuestros móviles, desde los cuales poder jugar a videojuegos que, ojalá, los hubiésemos tenido físicamente junto con el sistema o sistemas a los cuales pertenecían, aunque también los poseyéramos en nuestra colección. En mi caso, he elegido este camino de la emulación via OrangePi por una simple cuestión de economía, sin entrar en más detalles. En alguna ocasión habré dicho que me encantaría tener todas las máquinas posibles en mi salón o en otro lugar de mi casa, pero hoy por hoy eso es impensable o materialmente imposible. Ya no solo por el precio al que han llegado muchas de ellas, sino también los mismos videojuegos en su presentación original.

Por casi 90 euros que me ha costado la RetroEngine Sigma, es la opción más sensata frente a la posibilidad de acaparar tantas cosas, para después no disfrutar de nada.
 

Foto: Neil Parsons (RetroPixel 2017)
 
Siguiendo con el hilo del párrafo anterior, todo eso ya se podía emular, en muchos casos hasta rozar la perfección, gracias a esos programas desarrollados por gente entusiasta de lo retro. Mayormente, programas gratuitos que podíamos descargar e instalar en nuestros equipos (PC MS-DOS, PC Windows, Amiga, Apple Mac, Unix, Linux, Android, iOS…) y recordar los buenos tiempos, aunque no fuese con las mismas sensaciones de entonces, cargando incluso títulos que, en otro tiempo, no llegamos a poseer en algún caso, pero que nos hubiese gustado tener, gracias sobre todo a las reseñas de las revistas por medio de las cuales supimos de su existencia. Y hablo sobre todo de programas de videojuegos en general, tanto de recreativas como de ordenadores y consolas domésticas que tuvieron una determinada vida comercial en décadas anteriores. Sus correspondientes ciclos concluyeron en diferentes momentos de la historia reciente, pero aún podemos revivir todas estas grandiosas máquinas -hasta determinado punto de su historia- gracias a la emulación, siempre y cuando ésta sea por puro interés histórico y divulgativo, como lo demuestra el hecho de que, en varios de los eventos “retro” que se realizan en todo el pais, algunas plataformas o sistemas utilizan estos mismos emuladores para mostrar al mundo cómo eran los videojuegos de otros tiempos, muchas veces enfundados en bartops y cabinas recreativas diseñadas por expertos aficionados a este mundillo.
 

Foto: Neil Parsons (RetroPixel 2017)
 
Pues bien, la emulación de todos estos sistemas ha llegado a un punto en que se ha convertido en una opción el disponer de un ordenador de sobremesa para tal fin; podemos optar por utilizar una simple placa de hardware diseñada de tal forma para, por citar un ejemplo frente a otras posibilidades y aplicaciones, almacenar cores de diferentes sistemas desde una tarjeta de memoria SD u otra unidad de almacenamiento, incorporar un teclado PS/2 que nos permita acceder a diferentes configuraciones del software o sistema operativo implementado en ella, un mando de juegos que sea compatible con el puerto instalado con la placa y conectarlo a nuestro monitor o televisor. El mejor ejemplo de ello es el ZX-UNO, en principio diseñado como un emulador por FPGA del ZX Spectrum, pero con el que más tarde se ha ido descubriendo que, del mismo modo, se puede conseguir llegar a integrar cores de otros sistemas clásicos como BBC Micro, Commodore Vic-20, Commodore 64, MSX, Atari 8-bit y, más recientemente, Amstrad CPC, entre otros, como nuevos logros obtenidos tanto por los autores de dicha placa como por entusiastas en esta materia.
 

 
LA CONSOLA RETROENGINE SIGMA

Al recibir en casa la caja de nuestra RetroEngine, descubriremos en su interior los siguientes componentes y accesorios:

– La unidad RetroEngine Sigma (la que hayamos elegido al realizar nuestra aportación a Indiegogo).
– Dos pads USB, de los seleccionados desde la citada campaña. En mi caso, elegí un pad tipo XBox más otro adicional semejante a la usada por la Sega Mega Drive.
– 1 emisor Bluetooth via USB
– 1 lector tarjetas microSB con conexión USB
– 1 adaptador USB/microUSB
– 1 tarjeta microSB de 32 GB, con lo básico para inicializar nuestra consola. Lleva en ella el logo RetroEngine bien visible para destacarla sobre otras tarjetas que utilicemos en su lugar.
– 1 cable HDMI
– Fuente de alimentación de 220V y 2,5 Amperios, con adaptador de clavija del protocolo americano al español.
– Hojilla con breves indicaciones de su uso preliminar.

Con la llegada de la placa RaspberryPi se ha conseguido bastante más y se ha logrado integrar en un sistema de soporte multi-plataforma una gran cantidad de emuladores y por medio del cual reunir en una misma placa tantos sistemas clásicos como uno quiera. Lo mismo para las OrangePi que siguen una filosofía similar, pero basadas en GPU o código abierto, que además de esta funcionalidad admite otras aplicaciones, al igual que las RaspberryPi. Tan solo se requiere de una conexión local de Internet, un teclado USB, una tarjeta SD o microSD donde albergar tanto el sistema de arranque como las BIOS y ROMS de los sistemas que deseemos implementar y un pad con conexión USB para gestionar y controlar tanto menús como configuraciones de esta estación central de emuladores, todo ello manejado desde un pack de software conocido por RetroPie.

Junto con un front-end como EmulationStation y otro software adicional, tenemos lo necesario para convertir nuestra RaspberryPi u OrangePi en una gran plataforma de videojuegos. RetroEngine Sigma parte de esta premisa y, después de mucho experimentar con varias configuraciones y algún que otro quebranto, ya puedo utilizarla como centro operativo de videojuegos.
 

 
De entrada, al recibir mi RetroEngine Sigma ya te están indicando con un papelito que desde su web principal hay que realizar unos pasos previos obligados para que su funcionamiento tanto básico como avanzado sea total. El software de la RetroPie integrado en la tarjeta microSD (de 32 GB de capacidad) que se adjunta junto con la consola, más otros accesorios anteriormente citados, incluye varios emuladores previamente instalados y algunos de ellos visibles en pantalla, una vez hayamos pasado todo el proceso de su inicialización, conexión en red local y posterior instalación del software requerido. En la pantalla de nuestro monitor o televisor, veremos algo parecido a esta imagen.
 

 
El proceso de conexión en red me resultó bastante farragoso en varias ocasiones por tener que hacerlo a través del propio móvil por via WiFi, pero después de varios intentos conseguí entablar dicha conexión entre la señal WiFi de la OrangePi con mi red de Internet. No os digo que sea fácil, pero entiendo que tenemos que tener nuestra RetroEngine Sigma lo más cerca posible de nuestro router/emisor de WiFi. Al final, y después de varios segundos, ya podemos navegar a través de las diferentes opciones y plataformas de RetroPie. Ante cualquier duda, existe un manual online en el que apoyarnos frente a cualquier problema que nos plantée nuestra consola RetroEngine. En cierto modo, lo único malo de la RetroEngine, con esta configuración que se nos ha dado, radica precisamente en que la propia conexión local que generemos no siempre resulta del todo eficiente y rápida.

No obstante, no habría conseguido hacer funcionar mi RetroEngine si no fuera por la inestimable ayuda prestada por el compañero veb_Xenon, a quien muchos conocéis de sobra en el mundillo de lo retro por su actividad en varios foros y en Twitter, así como su participación cuando la ocasión le es propicia en eventos de envergadura como RetroMañía o RetroMadrid. Gracias a él y tras “darle la paliza” en varias ocasiones, es como pude conseguir hacer funcionar mi consola en estos últimos dias. En principio, parece todo muy fácil pero no es tanto como lo pintan.

Más adelante, descubro que hay un software alternativo al implementado por los creadores de la RetroEngine Sigma y que ofrece más posibilidades que el anterior y se basa en código abierto: RetrOrangePi. Tras bajarme la imagen .dmg de la versión OrangePi Lite y montar una nueva tarjeta microSD en mi iMac con el programa Etcher, conseguí algo mejor. RetrOrangePi es un centro de distribución de videojuegos y multimedia basado en Armbian (Debian 8), compatible con dispositivos de la clase H3 y Mali, entre otros. Ha sido desarrollado y mantenido por Stevie Whyte y Alerino Reis, con la colaboración de Wang Matt.

La conexión en red con esta otra versión de RetroPie es más sencilla y no se necesita de un móvil como intermediario. Tan solo es necesario indicarle al sistema nuestra red principal de Internet y activarla. A partir de ahí, todo es básicamente lo mismo que con el software usado anteriormente, salvo por varios detalles. Cito tan solo un par de ejemplos: una primera inicialización del sistema bastante peculiar pero familiar a la vez, nueva pantalla de inicio con “intro” musical, la usada normalmente por la consola Sony PlayStation y, por añadidura, música chiptune activa de manera constante y que va reproduciéndose de forma aleatoria mientras navegamos por las varias opciones que nos ofrece la RetrOrangePi v3.0. En cierta manera, lo veo bastante más completo que la versión de RetroPie incluida por defecto.
 

 
¿QUÉ SISTEMAS EMULA?

Prácticamente, todo lo que os podáis imaginar, aunque algunas cosas aún andan todavía en su fase experimental, como la emulación de la gama Atari ST y todo lo relacionado con el emulador M.E.S.S. (sí, habéis leido bien). Como curiosidad, se ha añadido un emulador de los famosos juegos de bolsillo de la serie Game & Watch de Nintendo. Hay disponibles unas cuantas roms o volcados de dichos juegos electrónicos para probarlo. Es realmente impresionante.

En este otro apartado del manual de la RetroEngine, tenéis la lista completa de los sistemas soportados: desde el Amstrad CPC, pasando por Commodore Amiga, Apple II, la serie de ordenadores Atari de ocho bits, Dragon 32, Commodore 64, MSX, ZX Spectrum, PC MS-DOS… La lista es bien larga. En algunos casos, necesitaremos la ayuda de un teclado con conexión USB para interactuar con algunas clases de videojuegos o para gestionar algunas configuraciones de este pack.

Si tenéis luego la suficiente paciencia como para empaparos con la completa info disponible en la Wiki de RetroPie, descubriréis cómo añadir vuestras roms a la consola y otros archivos. Todo ello se puede hacer desde Windows, Linux o un iMac desde el cual hayamos abierto una carpeta en red local, a través de la cual acceder a las carpetas correspondientes, si bien, en principio, solo tocaremos dos de las cinco que veremos en pantalla: “bios” y “roms”. Cuando hayamos avanzado algo más en el conocimiento del funcionamiento de nuestra RetroEngine Sigma bajo este entorno, podremos entrar en otras carpetas como “music” o “splashscreens” para añadir o modificar ficheros.

A partir de ahí, tan solo queda disfrutar por fin de un portal o estación de videojuegos, planteado a nuestro gusto.
 

 
Este video es muy útil para los iniciados y, si habéis tenido la oportunidad de conseguir vuestra RetroEngine Sigma, os lo recomiendo, aunque esté en inglés:

Enlaces relacionados:

RetroPie (página oficial)
Guía Wiki de RetroPie
RetrOrangePi (una buena alternativa a la versión de RetroPie incluida con la RetroEngine Sigma)
RetroEngine Getting Started (Manual online)

¡Muy pronto, Johny Jones vuelve a tu Amstrad CPC!

agosto 25, 2017
Los muchachos de 4MHZ.es no descansan ni en verano. Su inminente trabajo para nuestros ordenadores Amstrad CPC, tanto en físico como emuladores, salta a la vista y cualquier dia nos sorprenderán con nuevas noticias al respecto. Puede que mañana mismo.

Recrearos la vista con el siguiente video. Si tanto os gustó el videojuego original de Dinamic desarrollado por Paco Martín, Luis Rodríguez y Victor Ruiz, con la inminente secuela del Abu Simbel Profanation sentiréis verdadero pavor por la maldita gota ácida, pero no creáis que ahí se acaba el miedo.
 

Fuente: 4MHz.es