Saltar al contenido

Transfer +3: Pack de utilidades para Spectrum +3 de Topo Soft

julio 11, 2019
Creado por New Frontiers Utilities (compuesto por los programadores Jose Ángel Badía Rojas y José Vila) y publicado bajo la firma del legendario sello madrileño Topo Soft a comienzos de 1988, contiene varias rutinas aplicadas al Plus-3 para transferir programas de cinta a disco, de disco a disco y gestionar ficheros y disquetes, siguiendo una serie de pautas marcadas en el manual de instrucciones incluido con este software.
 

 
En el disquete, el pack completo está grabado en cada cara, pudiendo elegir cualquiera de ellas para insertarla en la unidad de disco de nuestro Spectrum +3.

Nada más comenzar a cargar el contenido del disquete original desde el menú inicial de nuestro +3, y un poco después del reconocido logo de Topo Soft, nos aparece en pantalla como carta de presentación una sencilla pero estupenda pantalla de carga creada por Kantxo Design (Ricardo Cancho). A los pocos segundos se nos muestra una primera página del menú de opciones. Pulsando ESPACIO accedemos a la siguiente con el resto de opciones, pero no se puede volver atrás. Para moverse por los menús, se usan las teclas de cursor arriba y abajo. Con la tecla ENTER, se selecciona la opción elegida y que esté marcada en ese momento.
 

 
Dentro de las opciones para copiar programas de cinta a disco, nos brinda la oportunidad de hacerlo con las copias que hayamos realizado a partir de diferentes periféricos “transfer” / desprotectores creados en su momento por diferentes empresas para realizar nuestras propias “copias de seguridad” en cassette: SpecMate, Multiface 1 y 128, Transtape, Transfer Microhobby (Pokeador Automático), Phoenix, Dinamid 3 e Interface 3. Para saber cuál tenemos que escoger, examinamos antes el contenido del programa que tenemos grabado en cinta mediante el uso del comando CAT “t:” del propio ordenador. Dependiendo de su configuración en bloques y de la longitud de cada uno de ellos, sabremos de primera mano qué rutina utilizar.

El programa hará las transferencias de forma automática, sin necesitar para ello de conocimiento alguno, siempre y cuando se siga fielmente el manual que acompaña este software y las instrucciones que envía el mismo en pantalla. Tan pronto se haya conseguido transferir un programa a disco por cualquiera de estos métodos, se procedería finalmente y de forma manual a modificar los nombres de los archivos, sin tocar las extensiones, y utilizar los parámetros P y S para protegerlos en su caso con el comando MOVE (nombre archivo) TO “+p” (o “+s”), si así lo queremos. El programa cargador lo modificamos también para que pueda ejecutarse automáticamente y editar la primera línea de este programa, variando el contenido de la variable N$. Esta variable siempre contendrá la cadena “NOMBRE”; por tanto, solo se necesita escribir en su lugar el nombre que queramos darle al programa, con cuidado de que ese mismo nombre es el que figura en el resto de ficheros que forman parte del mismo.

Es decir, si hemos copiado de cinta a disco un programa llamado “TALCUAL”, tenemos que renombrar todos los ficheros grabados a partir del mismo, con ese mismo título y hacerlo también dentro de su programa cargador: “TALCUAL.BAS”, “TALCUAL.ext1”, “TALCUAL.ext2”, etc.
 

 
OTRAS OPCIONES:

· TYPE (CP/M): Esta operación lo que hace es mostrar un fichero por pantalla, emulando al comando TYPE del lenguaje CP/M. Es ideal para leer textos escritos con un procesador de textos en un ordenador más grande, como es el caso del Amstrad PCW, o ver el contenido de ficheros ASCII, escritos con el propio Spectrum +3.

Con esta opción se podrá igualmente sacar el contenido de ficheros por impresora, siempre y cuando esté conectada; de lo contrario, el programa se resetearía.

· COPY FILES 1 y 2: Estas dos opciones que aparecen en la segunda página del menú inicial nos permite hacer copias de un disco a otro en nuestro Spectrum +3, cada una de ellas con una particularidad. Utiliza un método más sencillo que el que emplea el propio sistema del Plus-3.

En el caso de la primera opción, hay que tener en cuenta que solo usaremos la disquetera interna. A la hora de copiar de un disco a otro, habrá que estar cambiándolos continuamente cuando haya que leer y memorizar los datos de uno y después grabarlos en el otro. El programa lo resuelve cargando los ficheros que puedan caber en la memoria interna M: (hasta 58 K de capacidad) hasta que no haya espacio para más. Después te preguntará que cambies de disquete, para grabar todo lo acumulado en la unidad M: de una sola pasada al disco de destino y repetir la operación las veces que haga falta hasta completar la copia.

Con la segunda opción COPY FILES 2, es posible hacer todo este trabajo con más facilidad si se cuenta con una disquetera externa B: que esté encendida durante todo el proceso.

· UNERASE (Recuperador de ficheros borrados): Esta parte de este software se encarga de recuperar un fichero que podamos haber borrado de forma accidental con ERASE. Para ello, solo basta con insertar de nuevo el disquete en el que hayamos perdido temporalmente ese fichero y esta rutina se encargará de hacer todo lo demás, siguiendo con cuidado las instrucciones en pantalla y el manual. Solamente puede funcionar siempre y cuando no se haya escrito nada nuevo en ese disquete antes de intentar la recuperación por este método.

· SUPERCAT (Catálogo ampliado): Esta opción nos permite ver un catálogo ampliado del contenido de un disquete cualquiera, con más posibilidades que el habitual comando CAT EXP que usamos en BASIC. Una vez cargada la rutina de esta opción, basta con insertar un disco en la unidad interna del Plus-3. Pulsando una tecla, veremos seguidamente los resultados según unos determinados parámetros:

– Si vemos una especificación en color blanco y unos números precedidos de la palabra CODE, indica que el fichero contiene datos de código máquina, siendo el primer número la dirección de inicio y el segundo la longitud en bytes.
– Si una especificación se muestra en verde y vemos estos mismos números precedidos por la palabra LINE, indica que el programa está escrito en BASIC y se ejecuta en la línea indicada. En el caso de que este fichero no tenga autoejecución, se verán remarcadas en verde las palabras SIN EJECUCION.
– Una especificación o parámetro en color magenta nos quiere decir que son ficheros grabados como DATA ().
– Por último, un programa indicado en color rojo y con la palabra DESCONOCIDO a continuación significa que el programa no ha sido grabado con un Plus-3 y que, en ese caso, no es reconocido por éste.

· TRANSFER NORMAL (Universal, según el manual): Esta última rutina del pack se encarga de transferir a disco programas que no cumplan con alguno de los estándares que se han mencionado antes y para los cuales ya existen las opciones del primer menú. Esta opción es válida para programas con carga estándar de la ROM y con cabecera, pero no permite pasar los escritos en BASIC. En este caso y si son totalmente accesibles desde el mismo BASIC, se pueden grabar directamente a disco de la forma acostumbrada.
 

 
En el mismo manual se nos advierte del buen uso de este software, sujeto siempre a la responsabilidad de cada usuario de emplearlo únicamente a título personal y sin posterior ánimo de lucro.

En resumidas cuentas, este “Transfer +3” contiene lo básico para transferir ciertos programas grabados en cassette a disco y realizar otras gestiones, como las apuntadas anteriormente de un modo prácticamente sencillo. Tampoco es un pack que necesite de demasiadas florituras en cuanto a presentación de textos e iconos en pantalla, pero echo en falta ciertos detalles que lo mejoren notablemente. Además, he comprobado que se necesitan reparar bugs en algunas de las rutinas presentes; sin que medie nuestra voluntad, el programa puede llegar a resetear por completo el sistema, dejándonos con la pantalla en blanco y el mensaje “© 1982 Amstrad” en el borde inferior de la misma.

Echo también en falta más claridad en el propio manual a la hora de ejecutar algunas órdenes como qué hacer cuando se nos muestra en pantalla la palabra FICHERO: dentro de un marco con varios espacios en su interior, tras acceder a opciones de transferencia de cinta a disco, como por ejemplo al entrar en el apartado SpecMate (N). Instintivamente, introduzco hasta un máximo de diez caracteres lo que probablemente sería el nombre del primer bloque del programa grabado en cinta (es de suponer), o directamente paso a ejecutar la rutina con ENTER. Tras este paso, en un instante pide que pulse PLAY en el cassette para cargar un programa grabado con el transfer SPECMATE. Pero en cuestión de segundos, el programa se resetea por completo, teniendo que reiniciar el ordenador de nuevo. Esto mismo me ha pasado también al usar “Transfer +3” en mi ordenador Spectrum +3. ¿Bug a la vista?
 

 
A pesar de estos posibles fallos, “Transfer +3” no deja de ser un buen paquete de utilidades de transferencia de datos y gestión de ficheros en disco. Fue la revista Microhobby que nos puso sobre aviso acerca del este software en su sección “MicroPanorama” del número 164. Así fue como muchos lectores supimos de su lanzamiento al mercado, al precio de 2.500 pesetas (15,03 euros al cambio).
 

 
Tampoco es tan malo como parece, pero queda muy por detrás de otras aplicaciones similares como los producidos por el sello KobrahSoft, autores de grandes utilidades, por muchos conocidas, como D.I.C.E., DB-1, DB-2 y tantos otros.

Algo más tarde en aquel año 1988, el mismo equipo de desarrollo comercializaba el pack Discology +3 bajo el sello New Frontier. Le seguiría después en 1989 el programa Discopack +3, ambos de una calidad relativamente superior.

Fichas y descargas de “Transfer +3” en World Of Spectrum y Spectrum Computing

¡Nuevo Retro Gamer en la calle!

junio 24, 2019
Desde este pasado viernes, se encuentra a la venta el último número en salir de la edición española de la revista Retro Gamer. Como ya viene siendo habitual, llega a los quioscos con un amplio espectro de contenidos tanto traducidos de su revista matriz como propios.
 

 
Sin destripar demasiado sus contenidos para no “spoilear” más de lo necesario, porque considero que la revista merece ser comprada tan solo imaginándose uno qué va a encontrar en su interior, a partir de las reseñas en portada, en este número 28 los lectores encontrarán reportajes bastante interesantes, como los siguientes:

– Mortal Kombat,
– Yoshi’s Island,
– Super Mario Maker 2,
– Zero Tolerance,
– Head Over Heels,
– Yie Ar Kung-Fu,
– Los 35 años del Amstrad CPC 464
– Abu Simbel Profanation,
– Sabrina Salerno en nuestros ordenadores,
– La historia de Ocean Software,
– Bitmap Brothers, los reyes de los 16 bits.

A destacar sobre todo los artículos de producción propia, entre los cuales vemos las habituales firmas de estupendos escritores y redactores de la talla de Jesús Relinque “Pedja”, José Manuel Fernández “Spidey”, Atila Merino y Jesús Martínez del Vas, hoy por hoy colaboradores habituales de la revista desde hace más de un año. Y a cuya plantilla se ha unido, a modo de colaboración especial, un nombre propio que a muchos nos traerán grandes recuerdos: José Emilio Barbero.

Le recordamos sobre todo por haber pertenecido al staff de la editorial Hobby Press (Microhobby y Micromanía, principalmente) como colaborador y redactor, a mediados de los años ochenta. Hace varios años atrás, en este blog publiqué una entrevista suya que podéis leer entera aquí y aquí. Suyo es el gran reportaje que encontraremos en el presente ejemplar de Retro Gamer, en colaboración con Jesús M. del Vas y los hermanos Víctor y Nacho Ruiz, sobre la historia del videojuego de Dinamic “Abu Simbel Profanation”. Aconsejo desde aquí su reposada lectura. Canela fina.
 

 
Me paro un momento en la sección Retro Radar, en la que merece la pena destacar los artículos sobre la celebración de las ferias Explora Commodore 2019 y la IV Edición de Amstrad Eterno; la apertura del Museo del Videojego en la ciudad de Ibi, Alicante; el anuncio de la próxima salida a la venta de la nueva consola Sega MD Mini; la publicación de varios sets recopilatorios de Konami, en honor a su 50 aniversario. Como contraste a lo anterior, hay que señalar el triste adiós al grafista Juan Carlos Naranjo, quien participó en los gráficos del mítico “Rescate Atlántida” de Creepsoft y Dinamic Software. Descanse en paz.

Otros artículos de gran interés, algunos de ellos antes citados, son los dedicados al 35 Aniversario del Amstrad CPC 464, con la particularidad de que viene bastante completo. Además de la traducción realizada sobre el reportaje publicado por la edición inglesa en uno de sus últimos números, se ha añadido para la edición española la visión de estos treinta y cinco años del CPC 464 en España, desde la perspectiva de nuestro amigo Atila Merino “blackmores”.
 

 
Mencionar el gran trabajo de Jesús Relinque “Pedja” destripando los entresijos del videojuego de Iber Soft “Sabrina” y su posterior repercusión, a raiz del fenómeno Sabrina en nuestro pais, convertida en uno de los iconos “pop” de los ochenta. En su reportaje, uno de los autores del conocido videojuego para ordenadores, Javier Gª Navarro (del equipo de programación 4MHz, al que pertenece en la actualidad) comenta para Retro Gamer España lo que supuso en esas fechas desarrollar un juego inspirado en la cantante italiana, con las dificultades que se encontraron entonces.
 

 
Me gustaría comentar más detalles del resto de artículos, pero lo dejo todo en vuestras manos. En definitiva, y tras repasar el resto del presente ejemplar, solamente queda por decir que no os lo penséis mucho. La revista nº 28 está pero que bastante bien, muy recomendable y la váis a disfrutar mucho leyéndola en vuestros ratos libres y hasta en la playa.

Si no has conseguido encontrar tu ejemplar en los puestos de prensa de tu zona, puedes solicitarla online a través del servicio de compras de Axel Springer. Por otra parte, puedes suscribirte un año a Retro Gamer España por 20 euros.

GRACIAS enormes a Bruno Sol y a su equipo técnico y humano por hacernos llegar, cada tres meses, la por ahora única revista en el mercado español sobre videojuegos y sistemas clásicos. A por la siguiente con la misma ilusión de siempre.

“Lost Little Spaceman”, un videojuego “indie” para móviles, portado al ZX Spectrum

junio 22, 2019
Un pequeño astronauta se encuentra perdido en la inmensidad del espacio, tras haberse separado por accidente de su aeronave mientras la reparaba. Viajando a la deriva, intenta contactar con el mando de control en tierra pidiendo ayuda inmediata, pero nadie le responde.

“Por fin, algo de suerte.” A lo lejos, contempla una voluminosa construcción metálica construida en el espacio por el hombre. Tras acercarse a ella con bastante dificultad, se da cuenta de que se trata de una gran estación espacial modular. Preguntándose si aún quedará alguien en su interior que le devuelva a su casa, no duda en entrar en busca de ayuda por una de sus aberturas. Pero lo que encuentra, una vez dentro, es desolación y una estación espacial completamente abandonada a su suerte. Lo único que pervive en el complejo es una determinada actividad automatizada de sistemas de refrigeración y seguridad, entre otros mecanismos, que nuestro amigo desconoce aun. “¿Qué habrá ocurrido aquí?”, pensaba.

En tal situación, nuestro astronauta decide arriesgarse a penetrar en aquella extensa estructura laberíntica de túneles y compartimentos varios, en busca de una salida y posteriormente regresar a casa.
 

 
GENERALIDADES DEL VIDEOJUEGO ORIGINAL:

Empiezo diciendo que “Lost Little Spaceman” es un videojuego independiente creado y publicado en 2017 bajo el sello Nellyfish, con una estética visual bastante reconocible para los amantes del retro. Ganador del UK Developer Spotlight Award en aquel mismo año, podemos descargarlo de forma gratuita a cualquier dispositivo móvil Android o iOS que tengamos, desde las aplicaciones o tiendas online pertinentes (GogglePlay, AppStore y KindleFire).

El juego transcurre en cuatro fases diferenciadas y de creciente dificultad (estaciones espaciales de menor a mayor tamaño según refieren los autores del mismo), por los cuales nuestro aventurero protagonista deberá hallar la manera de encontrar la salida, con solo moverse con cuidado por sus muchos pasajes y estancias, a veces abiertas y otras veces cerradas a cal y canto con llave, la cual no anda lejos de allí.

★ 164 problem solving rooms to navigate through
★ 4 puzzling stations, each one larger and more challenging than the last
★ Unique control methods with 360° of rotation
★ Retro pixel-inspired visuals
★ Collect sparkly things
★ Avoid the lasers, black holes, fireballs, aliens and more!
★ Get him home!

 

Imagen del videojuego original para plataformas móviles.

 
Con muy pocos controles, pericia y mucha paciencia, trataremos de ayudar al astronauta a superar los diferentes y cada vez más peligrosos obstáculos que se nos van presentando en cada momento a través de la pantalla de nuestro teléfono móvil, tablet o iPad. Hay tres clases de movimientos: ir a izquierda o derecha y salto hacia arriba. No es solo un juego arcade al uso donde nos dedicaremos únicamente a recoger objetos y encontrar la salida, sino que se necesitará en buena parte del juego de algo de lógica, para solventar los problemas y puzles a los que se enfrentará el protagonista.

“Lost Little Spaceman” sigue siendo hoy en dia, después de dos años, un videojuego bastante prometedor e interesante a la vez; con un planteamiento general que a algunos les va a recordar a otro clásico del videojuego indie, “VVVVVV” de Terry Cavanagh y del cual se hizo, algo más tarde, una notable adaptación al Commodore 64 (publicado como una demo jugable, a modo de preview).

Aparentemente sencillo, difícil como pocos y endiabladamente adictivo, con “Lost Little Spaceman” nadie se aburrirá lo más mínimo.

 

 

EL PORT DE ZX SPECTRUM:

Y ya que hablamos de ordenadores clásicos, los afortunados poseedores de un ZX Spectrum van a tener la gran oportunidad de poder jugar este videojuego de Nellyfish en sus ordenadores de Sinclair y emuladores, gracias a la labor de su programador Allan Stevens que lo ha desarrollado con el ya famoso diseñador de juegos AGDx, del cual se han hecho cantidad de videojuegos en los últimos años para los ZX Spectrum. Su particular sistema de control le salva de ser un juego más de los creados con dicha herramienta.

El port de ZX Spectrum contiene tan solo la primera fase del juego completo y cumple a la perfección con su cometido. Las físicas de partículas presentes en el juego original se han adaptado bastante bien a la plataforma de Sinclair, con sus lógicas diferencias dada las limitaciones de su hardware y del propio motor gráfico del AGDx. No es tan difícil como el original, pero es igualmente divertido. Lo encontraréis para descarga en su ficha publicada en la web de Spectrum Computing. ¿Veremos más adelante una actualización de este port con más niveles para jugar? Ojalá sea así.
 

Aunque parezca mentira, me lo he terminado.

 
Enlaces relacionados:

VVVVVV, en AppStore
El Mundo del Spectrum
Ready And Play

“Doc Cosmos”, un arcade espacial de altura en tu Commodore 64

junio 17, 2019
De todos los videojuegos presentados a la RGCD C64 16k Cartridge Dev Compo de este año 2019, me he querido fijar especialmente en este título creado por Simon Jaffeson (de nick Shallan64). Estamos ante un videojuego arcade que fusiona elementos plataformeros con la estrategia: nuestra capacidad para resolver ciertas situaciones en momentos clave, usando pocas teclas.

“Doc Cosmos” destaca por determinados aspectos a nivel gráfico y sonoro, sin ser tampoco espectaculares, que apenas me resulta algo increible de que un juego así pueda caber en apenas 16 Ks. de memoria. Pero ahí está, para regocijo de fans del Commodore 64. Sin haber profundizado demasiado en su resolución mientras jugaba, he preparado estos ‘screenshots’ de muestra:
 

En determinadas fases del juego podemos alternar entre dos líneas temporales para avanzar.

 
Doc Cosmos planea la búsqueda de un poderoso dispositivo alienígena, del cual se rumorea permite a su usuario viajar a través del tiempo. Conociendo el lugar del planeta alienígena donde se encuentra tal artefacto, Doc se dirige hasta ella en su aeronave para comenzar su búsqueda. Tan pronto aterriza en su superficie, muy pronto descubre que no todo son facilidades al acceder al complejo subterráneo.

En el interior de este complejo, encontrarás accesos computerizados con los que cambiar entre las dos líneas de tiempo existentes, que provoca al mismo tiempo un cambio en el esquema de control de Doc y así alterar el escenario para avanzar por el complejo y encontrar una salida. Busca las llaves correspondientes para abrir la multitud de puertas que bloquean su camino (el color de las llaves predetermina qué puertas han de abrirse). ¡Con tu ayuda, Doc puede salir del planeta con el dispositivo alienígena en sus manos y comenzar sus aventuras a tiempo!
 

¡Socorro! ¡Me he quedado atascado!

 
Sin embargo, no todo ha quedado perfecto en el desarrollo de este “Doc Cosmos”. He podido detectar al menos un bug (eso creo), tan pronto me he dado cuenta que, al atravesar sin parar una habitación con varias puertas seguidas, me quedé atrapado entre dos de ellas sin poder salir de ningún modo, salvo reseteando el emulador. Ni siquiera sé cómo pudo ocurrir sin disponer de llaves. En cualquier caso, cuidadín de entrar a saco en cualquier pantalla, pues nunca se sabe lo que podríais encontraros.

Este interesante y adictivo arcade espacial puede descargarse desde la web itch.io habilitada a tal efecto, pudiendo elegirse la modalidad de descarga, gratuitamente o pagando por ella, apoyando así a su autor.

Por otro lado, “Doc Cosmos” compite en esta RGCD 16K Cartridge Dev Compo 2019 junto con otros dos videojuegos, ambos producidos por nuestros amigos Mojon Twins: “Tenebra Macabre” y “Lala Prologue”. Mucha suerte deseo a todos los concursantes.

Fuente: Blog Pulsa Una Tecla

¡Ya disponible “Mr. Do!” para ZX Spectrum!

junio 15, 2019
Hace muy pocos dias, dí cuenta del inminente anuncio por parte del grafista Mark R. Jones de la pronta publicación de la conversión de la recreativa “Mr. Do!” al ZX Spectrum. Por fin, la producción de dicha adaptación ha concluido felizmente y ya se encuentra disponible en descarga, desde el link que el propio Mark ha facilitado desde su cuenta de Twitter. Tan pronto lo he descargado y cargado en un emulador cualquiera, me he tomado la molestia de ir anotando sus cualidades para luego escribirlas con detalle en el blog.

Similar en algunos aspectos al “Dig Dug” de Namco, el arcade “Mr. Do!” fabricado y lanzado en 1982 por la empresa Universal también fue ciertamente popular. De tal forma que se popularizó, acto seguido, para una variedad de consolas y sistemas de videojuegos caseros como la Atari 2600, la gama 8-bit de ordenadores Atari, ColecoVision, Commodore 64 y MSX, entre otros.

EL JUEGO:

Como en la recreativa, el objetivo en este videojuego fielmente adaptado por el programador Adrian Singh (código, música 128k y sonido), con la gran ayuda de Mark R. Jones en los gráficos y la pantalla de presentación, es la siguiente:

Hay que anotar tantos puntos como sea posible cavando túneles a través del suelo y recolectando todas las cerezas. Mister Do, el personaje principal del juego, es un payaso de circo y es perseguido constantemente por monstruos rojos llamados ‘creeps’. El jugador pierde una vida, si Mr. Do es atrapado por uno de ellos. El juego termina cuando se ha perdido la última vida de las tres con las que contamos desde el comienzo.

Las cerezas se distribuyen en todo el nivel en grupos de ocho. Se otorgan 500 puntos de bonificación por cada grupo de cerezas recogidas consecutivamente y sin detenerse. Se completa un nivel cuando se han cosechado todas las cerezas, se destruyen todos los creeps, se consigue formar la palabra “EXTRA” (al hacerlo, concede una vida más) o se encuentra un diamante escondido dentro de alguna pared.

Consejos:

– Mr. Do puede vencer a sus perseguidores golpeándolos con su “bola de poder” o arrastrando y arrojando sobre ellos, a través de algún hueco o túnel abierto, alguna de las grandes manzanas que se hallan dispersas por el área.

– Mr. Do queda indefenso unos instantes si su pelota de poder sale despedida rebotando por los túneles sin alcanzar algún objetivo. Hasta que no la recupere, al cabo de unos instantes, será objetivo fácil de los ‘creeps’ y otros perseguidores que aparecerán inmediatamente después de recoger el objeto central de bonificación extra (una pieza de fruta, un trozo de tarta, etc.).

– Mr. Do no puede disparar repetidamente, teniendo que esperar a que aparezca su bola de nuevo en su poder y seguir combatiendo a sus implacables perseguidores.
 

Imagen de la versión arcade de “Mr. Do!”


 
VALORACIÓN DEL JUEGO:

Para quien no haya tenido la suerte de jugar a la recreativa de Universal, invito a hacerlo bien con el MAME o incluso desde la web Internet Arcade. Después, probad a cargar esta fantástica conversión con vuestro emulador favorito. Recrea casi por completo el desarrollo de la máquina arcade, con sus lógicos matices.

Pese a su gran dificultad que se puede ir suavizando tan pronto nos hallamos hecho con los controles del juego y dominado las técnicas descritas en el mismo, gracias a las carátulas que ha dispensado el propio Mark R. Jones desde su cuenta de Twitter, os aseguro que disfrutar de esta conversión en vuestros Spectrum es apenas comparable con la sensación de jugar a la recreativa original, salvando las claras diferencias entre ambas. Misma diversión, misma jugabilidad. Lo tiene prácticamente todo. Felicidades a Adrian y Mark por este gran videojuego de Spectrum, que puede ser jugado tanto en modo 48K como en 128K, si bien en este último se puede disfrutar de música in-game en tres canales.

Descarga del videojuego

Fuente: Vintage Is The New Old / Mark R. Jones Twitter