Saltar al contenido

Commodore 64: Rocket Roger (Alligata, 1984)

enero 17, 2019

Autor: Steve Evans
Año de lanzamiento: 1984
Productora: Alligata Software
Tipo: Arcade de plataformas
Sistema: Commodore 64

Sigo de nuevo con el ordenador Commodore 64, tras mi análisis anterior. En esta ocasión, os traigo a la memoria un videojuego bastante correcto del sello Alligata que se publicó primeramente para este clásico sistema de ocho bits en 1984 y también para MSX dos años después. La edición de Commodore es la que recuerdo especialmente pues lo jugué bastante, hace 34 años, cuando tuve en mi poder tanto dicho ordenador como el pack 6 Computer Hits editado por la empresa Beau Jolly donde figura este mismo juego junto con otros cinco más, casi todos ellos ya descritos aquí en el blog con anterioridad. Fue de los primeros videojuegos con los que tuve una primera toma de contacto con un ordenador doméstico en propiedad.

Obtuvo unas ventas más que discretas, si bien fueron pobres con su primera versión presentada al mercado. No se trata de un videojuego que aproveche varias de las prestaciones de la máquina, pero entre sus apartados técnicos luce correctamente a nivel gráfico y de movimientos. Adolece de música tanto en su pantalla de introducción como durante el juego, limitándose este apartado a los típicos efectos sonoros por diversas acciones. Por ejemplo, cuando se activa el jet pack o al disparar la pistola de láser. El héroe en este divertido y difícil arcade es controlado por un joystick, si bien en una primera versión del juego solo podía ser controlado por un teclado con la siguiente distribución de teclas.

Z – Izquierda
X – Derecha
SHIFT – Impulsar jet-pack
RETURN – Disparo
CRSR Arriba/Abajo – Saltar

Selección nivel de dificultad antes de empezar el juego:
F1 – Nivel Amateur
F3 – Nivel Profesional

 

 
Eres el cosmonauta Roger y en tu camino a casa hacia la Tierra, tu nave se ha quedado sin combustible y estás obligado a aterrizar en un misterioso planeta. Por suerte, en su superficie y en cavidades subterráneas existen innumerables fuentes de energía en forma de cristales que contienen compuestos combustibles que tu nave puede asimilar. Con recoger 99 de estos cristales tienes de sobra para reabastecer tu nave espacial y continuar tu viaje estelar. Sin embargo, en ese planeta existen muchos peligros y hasta una base subterránea construida por los habitantes del planeta con una gran cantidad de obstáculos y enemigos, algunos imbatibles y otros no.

Además de poseer un arma láser con el que defenderse, Roger cuenta con un jet-pack sujetado a su espalda que le permitirá sobrevolar por los alrededores y recovecos del planeta. A medida que vuele, el combustible para el jet-pack disminuirá desde un nivel inicial de 5000 unidades, pero puede recolectar bidones de fuel recorriendo dicha base subterránea para rellenar su dispositivo de vuelo.
 

 
Cuando se cambia de una zona a la siguiente, para distinguirlas, el color de fondo del paisaje cambia también y los enemigos de la zona que acaba de abandonar, desaparecen momentáneamente. Volverán a aparecer si se redirige a Roger hacia la zona anterior. En algunas superficies hay marcadores intermitentes en el suelo o en un lugar seguro diferente que son unos puntos de acceso o ‘check-points’. Si Roger pasa sobre ellos, se establece un nuevo punto de partida para el curso posterior del juego. En el caso de que Roger perdiera una vida, el juego continuará desde el último ‘check-point’ pisado.

El juego tiene, por otra parte, una dificultad añadida: no podemos permanecer en alguna zona de la base subterránea por mucho tiempo. Hay que estar en contínuo movimiento; de lo contrario, surgirá una esfera de seguridad que intentará destruirnos. Es abatible con nuestra pistola de rayos, pero aparecerán otras, una tras otra, en su lugar. Conviene dirigirse a otra zona para que no vuelvan a salir más.

Algunos de estos enemigos pueden eliminarse fácilmente disparando contra ellos; otros, sin embargo, son indestructibles y solo nos queda evitarlos. En cuanto a nuestro objetivo principal, muchos de los cristales requeridos se encuentran repartidos por diversos rincones en el interior de las cuevas y otros lugares, aparentemente difíciles de alcanzar, lo que conlleva tener que tripular el jet-pack con la máxima precisión. Después de cada 10.000 puntos se obtiene una vida extra.
 

 
Rocket Roger es un trepidante arcade espacial de plataformas bastante corriente, con un área de juego que cubre la mitad de la pantalla y donde nuestro protagonista se mueve tanto caminando como propulsándose con un jet o a saltos, a lo largo de un terreno que va moviéndose en todas las direcciones tan pronto lo hace nuestro protagonista que siempre permanece la mayor parte del tiempo en el centro. El teclado o la palanca de mando se utilizan para controlar a tu héroe y, además de la zona de juego principal, también puedes ver tu puntuación, el combustible del jet-pack, la mejor puntuación, los cristales recolectados, las vidas y en qué zona estás. El planeta está formado por 30 zonas de alrededor seis pantallas cada una.

Hay varias versiones originales diferentes de este videojuego de Alligata, cada una de ellas con alguna particularidad: control de teclado la primera de todas y tres vidas en juego, otras posteriores con control por joystick y variación entre las tres y las cinco vidas de inicio, opción para leer unas instrucciones, selección de nivel de dificultad, como he señalado antes más arriba… Pero el juego es prácticamente el mismo en todas ellas, salvo por esos detalles.
 

 
Técnicamente, es bastante bueno en lo gráfico y a nivel de movimiento. Los que más hayan conocido este videojuego remarcarán su tremenda dificultad, sobre todo si se usa el teclado para controlar a nuestro héroe. Una dificultad luego más suavizada con versiones posteriores que integraron el joystick como único tipo de control. Aun así, es bastante difícil de completar, lo que anima al jugador a esforzarse muchísimo. Por lo demás, Rocket Roger es un videojuego clásico que merece la pena revisionar de vez en cuando en un Commodore 64 ó con la ayuda de un programa emulador, pese a su antigüedad.

Rocket Roger fue posteriormente adaptado al MSX en 1986 por el grupo de programación MSX-Positive Logic, con lógicas diferencias respecto de la versión original del juego, pero es igual de difícil. Hay mucho menos colorido en el entorno, la maniobrabilidad con el jet no tiene la misma calidad de respuesta que en la versión de Commodore y hay cierta ralentización, pero es una pequeña ventaja para comprobar qué nos espera más allá de la pantalla. Por otro lado, se añade dos niveles de dificultad, a elegir con dos teclas de función: F1 – “Cadete” y F5 – “As”. Como dato, en el nivel fácil, al iniciar el juego vemos que a pocos metros de Roger hay una abertura, justo a nuestros pies. Entrando por esa abertura, podemos acceder y explorar una parte de la base subterránea.
 

Pantalla MSX de Rocket Roger

 
PD: Confío en seguir publicando comentarios de videojuegos clásicos de todos los sistemas habidos (si está en mi mano), sin apartarme tampoco de la actualidad, a ser posible con una mayor frecuencia; lo que pasa es que otras prioridades casi me impiden llevarlo a cabo. No os preocupéis si tardo más de la cuenta en volver a escribiros desde el blog.

Enlaces externos:

Lemon64
Gamebase64
MobyGames

One Comment leave one →
  1. enero 18, 2019 11:54 pm

    A ver que tal este juego, no lo conocía.

Publica aquí tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: