Saltar al contenido

Arcade: Crossbow (Exidy, 1983)

marzo 18, 2018
Quiero volver a retomar esta serie sobre recreativas, tras un largo compás sin escribir nada nuevo. La verdad es que resulta algo complicado decidir de qué arcade hablar en algún momento dado, pero en la manía del escritor (no lo soy profesionalmente hablando, pero cuando uno lleva escribiendo en un blog tantos años, uno asume esta función y se habitúa a él, siempre mejorando mi estilo personal y haciéndolo todo dentro de mis posibilidades literarias) está el de tomar decisiones arbitrarias sin importar lo que puedan decir luego los demás, si bien soy plenamente consciente de los comentarios que pueda recibir a cambio. Pero bueno, “en las adversidades sale a la luz la virtud”, como decía Aristóteles. Al grano, pues.

Vamos a retroceder unos cuantos años atrás en el tiempo. A buen seguro que parte de aquellos chavales que fuimos en su dia, que nos plantábamos en las salas recreativas en busca de nuevas experiencias entre tanta máquina arcade de disparar contra marcianos y otros bichejos espaciales, locas carreras en coche o en moto, ‘shooters’, plataformas y otros géneros arquetípicos y en constante ebullición, nos daba también por probar algo distinto que se saliera de lo convencional, hasta videojuegos que no fuesen demasiado lineales en su desarrollo, aunque no nos diésemos cuenta de si existían o no.

Siempre quisimos saber si algún dia los fabricantes se darían cuenta de la posibilidad de unos mundos virtuales algo más abiertos, que nos dieran cierta libertad para elegir nuestro propio camino dentro del mismo, más habituales en el campo de la aventura conversacional o videográfica. Muy pocos arcades nos permitían tener esa libertad de movimientos o de libre elección y probablemente el protagonista del capítulo de hoy haya sido de los primeros en darnos esa posibilidad. Os presento “Crossbow”, creado en 1983 por la extinta compañía americana de recreativas Exidy Inc.
 

Una moneda, un destino

 
Hay que reconocer que Exidy, una de las pioneras compañías en el mercado de la fabricación de placas de videojuegos de arcade desde 1974 hasta su disolución en 1986, tuvo bastante valentía a la hora de plantear nuevos retos y nuevas formas de entretenimiento para los regulares visitantes de los salones recreativos. Su software hasta bien entrados en los 80 se supeditaba a videojuegos arcade relativamente sencillos en concepto –su polémico Death Race de 1976, Circus (1977), Star Fire (1979), Mouse Trap y Venture (ambos de 1981), por citar de entre los más destacados hasta esa fecha–. Larry Hatcherson, probablemente del equipo de programación de Exidy, quiso brindar a la compañía la oportunidad de aventurarse en otro concepto de videojuego, usando pistolas ópticas como las que se usaban en determinadas consolas domésticas de la época como la popular Soundic Video Games, pero aplicándolas a sus futuras placas.

Hasta entonces, ya existían pocas recreativas que usaban este mecanismo, pero Exidy quiso probar el arte de la videoaventura con él, por iniciativa del director de desarrollo y diseñador del primer videojuego en probar este principio, Nick Ilyin. Larry Hatcherson participó junto con otro de los fichajes de Exidy, Vic Tolomei, en la programación de “Crossbow”, mientras que el ingeniero de hardware en la plantilla de la empresa, Howell Ivy, se encargó del diseño de la placa. Para la cabina original se fabricó una especie de ballesta óptica o de luz, de tamaño estándar y fijada sobre un pivote móvil desde el cual apuntar a cualquier punto de la pantalla que teníamos justo delante.
 

El lugar por el cual no nos gustaría pasar

 
De inicio, “Crossbow” fue en cierta forma un pionero en varios frentes: en ser el primer videojuego arcade de primera persona en emplear sonido y voz completamente digitalizados, premonitorios de lo que vendría algo más adelante con los sistemas computerizados de 16 bits. De hecho, tanto su CPU como su chip de sonido eran microprocesadores Motorola M6809, precursores de la familia de microprocesadores Motorola 68000 que se emplearían en muchos ordenadores y consolas de dicha gama. También presentó algunos de los gráficos más avanzados para la época.

Y, por supuesto, como decía antes, fue el primer videojuego en darnos la posibilidad de elegir nuestro camino a través de ocho lugares diferentes, a escoger a partir de un mapa que se nos muestra en pantalla, tras echar nuestra moneda e iniciar nuestra acción en el juego. Tales escenarios son: un pueblo poblado de monstruos, un desierto, un volcán activo, una cueva con estalactitas de hielo que pueden fragmentarse y caer al suelo en cualquier momento, un puente colgante, una selva y un castillo dentro del cual se esconde el mal que invade la región.
 

Justo al empezar nos saludan con un mensaje de voz: “YOU WILL DIE!”

 
Tan pronto empezamos, y eligiendo cualquiera de los caminos que nos dan a elegir según el color, debemos proteger a diferentes personajes aventureros que van ingresando en cada localización, con cierta parsimonia, desde el lado izquierdo y en dirección hacia el margen derecho de la pantalla, con tan solo disparar contra cualquier peligro cercano e inmimente que surja a su alrededor. Aparentemente parece sencillo, pero tiene su complicación si no tenemos la rapidez y puntería necesarias para alcanzar a los proyectiles y objetivos que son arrojados sin descanso contra nuestros amigos, hasta que éstos hayan podido cruzar al otro lado. Cada personaje rescatado con vida aumentará nuestra puntuación con una bonificación complementaria.

Aunque alguno muriese en el periplo, el resto de aventureros seguirán adelante y pasarán al siguiente escenario de los ocho posibles. Ocasionalmente se incluirán nuevos personajes durante la partida, aumentando ligeramente nuestras probabilidades de éxito en la cumplimentación del juego.
 

¡No dispares a tus amigos!

 
Tras pasar la etapa del castillo e introducirnos en sus mazmorras, nos enfrentaremos al gran Maestro, quien supuestamente ha creado todos los peligros del juego. Representado por una gran cara de apariencia feroz, le disparamos repetidamente a ambos ojos, hasta lograr vencerle. Tras recibir una breve felicitación, volveremos a comenzar desde el principio, aunque esta vez con los aventureros que sobreviviesen a la etapa anterior.
 

Cabina original de Crossbow

 
Como nota adicional, al ponernos al frente de la cabina original, había que tener en cuenta el peso de la ballesta de luz. Puede representar problemas a la hora de apuntar al objetivo deseado si no calibramos bien su peso y sobre todo acudir, tan rápido como podamos, a por el inmediato objeto perseguidor. Cualquier peligro puede surgir de la nada sin que podamos advertirlo previamente, por lo que hay que estar en constante alerta. Es en este detalle donde la precisión se convierte en un arma arrojadiza y una dificultad añadida. Con el emulador M.A.M.E. y un ratón, es otra cosa, a no ser que escojáis otro modo de controlar el juego.
 

En el pueblo no hay lugar para la quietud.

 
Tras el relativo éxito de la máquina, le siguieron otros “shoot’em-up” con rifles ópticos o armas similares y que, curiosamente, llevarían la misma letra inicial en sus títulos: “Cheyenne”, “Combat”, “Crackshot”, “Clay Pigeon” y el terrorífico “Chiller”, el cual espero comentar más adelante.

Algún tiempo después, “Crossbow” sería llevado a los ordenadores y consolas domésticas. Una versión para Commodore 64 fue publicada por Absolute Entertainment. También se editaron otras versiones para MS-DOS y para las consolas 2600, 7800 y XE Game System de Atari a partir de 1987. Lógicamente, no podíamos usar una ballesta como en la recreativa, pero sí usar un pad o mando de juegos para controlar en estas adaptaciones un punto de mira.
 

Versión Commodore 64


 
Enlaces relacionados:

Arcade History
The Killer List of Videogames
MobyGames

No comments yet

Publica aquí tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: