Skip to content

Revisando clásicos: Exodus (1984, Firebird) – Commodore 64

enero 10, 2017
Inicio una serie de artículos destinados a rescatar al presente videojuegos clásicos de nuestras máquinas de ocho bits, de diferentes estilos entre sí y analizarlos tal como los vemos en la actualidad, no siendo necesariamente videojuegos de cierta relevancia ó grandes clásicos, pero también habrá sitio para éllos en futuros análisis. El primero en asomar en esta serie es este título del sello Firebird Software, el cual en sus inicios se encargó de publicar videojuegos realmente extraños, particularmente originales y, hasta cierto punto, entretenidos. “Exodus” es uno de ellos.

inlayComercializado también para ZX Spectrum (su adaptación fue realizada por John F. Cain, autor entre otros de “Booty”, “Thunderbirds” y “Marble Madness”), “Exodus” se puede tildar de un arcade de disparos bastante peculiar. Programado por Kevin A. Moughtin, nos conduce a un esperpéntico combate de disparos contra toda clase de elementos que van surgiendo de un pozo sin fondo: galeones, conejos, brujas, abominables muñecos de nieve, cortadoras de césped, televisores y llamas mutantes son sólo algunos de los curiosísimos personajes y objetos que tratan de escapar de la fosa. Un argumento de lo más alocado y en el que podemos ver en las llamas una clara referencia y homenaje a Jeff Minter. Recordar que este reconocido programador y su distintivo sello, Llamasoft, tuvo un papel muy destacado en los primeros años de vida del Commodore 64 con sus alocados y psicodélicos videojuegos, donde estos cuadrúpedos tan peculiares tuvieron un determinante protagonismo en varios de ellos.

Concebido para un solo jugador, en “Exodus” controlamos una nave espacial que patrulla alrededor de una fosa (tanto con el joystick en el puerto 2, como con las teclas determinadas en las instrucciones del mismo), en sentido antihorario y al revés, siempre apuntando hacia el interior. Nuestra misión es bien clara: evitar que una variedad de enemigos escapen de ella, disparando a casi todo lo que se mueva hacia el exterior.

exodus1

Una limitación que nos impone el juego es que no se puede disparar continuamente, pues el cañón láser puede llegar a sobrecalentarse e incapacitarnos durante un espacio de tiempo a usarlo hasta que se enfríe lo suficiente. Mientras tanto, si algunos objetos escapan, no nos matarían directamente, pero sí pueden hacerlo las Llamas Mutantes. También perderemos una vida por el mero contacto con uno de esos elementos. Por tanto, hay que dosificar muy bien nuestros disparos.

Por otra parte, tenemos que poner especial cuidado de no atacar a ciertas criaturas, principalmente a un personaje orondo al que llaman Spud, una especie de smiley sonriente con extremidades. Si le disparamos por error, nos hará perder una de las tres vidas que disponemos inicialmente. Para facilitarnos un poco la tarea y ampliar nuestro periodo de actividad durante el desarrollo de la partida, algunos objetos nos proporcionarán bonificaciones de tiempo permitiendo al jugador extender el período de tiempo en cada nivel hasta un máximo de 99 segundos.

Cada vez que terminamos con éxito nuestra patrulla, nos trasladarán a otra fosa con el mismo nivel de dificultad. Hay tres fosas diferentes; una vez que las hayamos limpiado con éxito, volveremos al principio con un incremento en el nivel de dificultad.

edodus2

Para los curiosos, se ha insertado un “huevo de pascua” en forma de “cheat mode” en algún momento del juego. Si lo logramos descubrir, se potenciará el uso de una virtual invulnerabilidad para nuestra aeronave.

En su momento (hablo de 1984, fecha de publicación de este videojuego), me pareció un arcade de lo más curioso en el que no me fijaba demasiado en la baja calidad de los gráficos y en el pobre tratamiento del área destinado a los marcadores, puntuación, vidas y nivel de temperatura del láser. Solía jugarlo en numerosas ocasiones cuando entonces tenía mi Commodore 64, aun cuando era de los pocos videojuegos que poseía en ese momento y mi poder adquisitivo no me permitía acceder a otros juegos con una calidad bastante superior, hasta pasado un tiempo después.

Visto hoy en dia, es ahora un juego de disparos de lo más simplista, no verdaderamente llamativo ni tan siquiera atractivo, aunque jugable durante varios minutos. Después, puede resultar entretenido o no. Puede que su durabilidad dependa de cada persona y su diversión también sea igualmente relativa. Actualmente, me concita algo de ternura y cierta nostalgia de aquella época previa a mi salto hacia el lado oscuro de la Fuerza, o lo que era lo mismo, mi paulatino paso de la “panera” al pequeño “gomas”… 😆

The Bird Sanctuary
GB64.COM

No comments yet

Publica aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: