Skip to content

Micromanía y “El juego de los lectores”

agosto 19, 2014
El sueño de cualquier joven con ganas de programar su propio videojuego, se vio de alguna forma materializado cuando el staff de la revista Micromanía decidió, a partir de su número 17 del mes de Noviembre de 1986, promover una especie de concurso de creación de un videojuego entre los propios lectores de la revista, usando como herramientas de trabajo cualquiera de los ordenadores de 8 bits, dependiendo sobre todo de la respuesta dada por los usuarios de estas máquinas hacia este concurso. Pero más que un concurso era una propuesta lanzada al aire que quedó, meses después, sin concretar en algo sólido y tangible. Vayamos por partes e iréis viendo qué pasó realmente con este concurso.

La propuesta era bastante buena, no obstante. Se trataba de invocar a la inquietud de muchos de sus muchos lectores, por lanzarse a la arena de la programación de un videojuego en código máquina, contasen o no con alguna experiencia en este lenguaje de programación. Cada cierto tiempo, la revista iba dando detalles de cómo se tenía que estructurar el juego, proporcionando a los lectores unas premisas básicas de las que partir. El primer llamamiento efectuado a los lectores sirvió para que respondieran enviando una historia cumpliendo unos mínimos requisitos: 60 líneas de extensión, tres títulos distintos para el juego, una descripción de los personajes que intervienen en él y todo mecanografiado y enviado a la dirección indicada. El premio era de 4.000 pesetas para la historia ganadora. Quedaría desierto el concurso si ninguna de las propuestas en cada fase del concurso tuviesen suficiente calidad, con lo que la editorial se reservaba el derecho de elegir tanto la temática como el resto de propuestas: gráficos, rutinas, mapa del juego, etc.

Dos meses después, ya en el nº 19, se publicaría el resultado de esta primera etapa tras la recepción de las historias enviadas por los lectores, ganando “Manolo’s Curre” por Juan Carlos Alonso San Juan. El siguiente paso era enviar a la redacción el diseño de los personajes y cómo tenían que ser: una mujer, un hombre, un niño, un tipo de candidato al puesto de enemigo y el conserje, principal protagonista de la historia finalista. En este caso, el premio a los mejores gráficos era de 5.000 pesetas. Cuanto más se avanzaba en la concepción del videojuego, más alta era la cuantía del premio. El detalle de este nuevo paso en este concurso pasaba porque dichos gráficos se hicieran o bien con un ZX Spectrum, o bien con un Amstrad CPC, quedando entonces descartado los otros sistemas de ocho bits al no haber habido la respuesta suficiente para los demás ordenadores. Se enviarían los datos de los gráficos bien grabados como SCREEN$ o el equivalente en el Amstrad, o por otro lado impresos en papel según los medios de que dispusieran los lectores.

Pasarían otros dos meses hasta que en las páginas de Micromanía, exactamente en su ejemplar nº 21 de la primera etapa, aparecían por fin los finalistas de la segunda etapa del concurso y un claro vencedor, Arturo de Luis Martínez, no sin cierta dificultad entre los redactores a la hora de elegir al ganador de entre los varios finalistas en esta etapa, debido a la calidad de los trabajos presentados. Sospechosamente, el ordenador representado era el ZX Spectrum; ni un ligero atisbo o mención a cualquier trabajo realizado con el Amstrad CPC. Algunos gráficos tienen el tamaño de 4×2 celdas o caracteres e incluso los hay de 5×2 (altura y ancho, respectivamente). Habría que imaginarse la clase de juego que habría quedado de haberse materializado, pero todavía no he llegado a este punto.

graficosJUEGO

El siguiente paso era elaborar las secuencias de los gráficos en movimiento partiendo de los datos de cada personaje, con una condición: que los personajes habían de moverse tanto a izquierda como a derecha, contener de tres a cuatro frames en total y tenían que enviarse su resultado por medio de pantallas realizadas con un diseñador de gráficos y enviadas las cintas a la editorial para su posterior selección. Lógicamente, a cada sprite le correspondería su respectiva máscara, de forma que el personaje no se mezcle con el escenario o el fondo del mapeado. En la misma convocatoria, la fase de construcción o diseño del mapa y un guión prácticamente definitivo sobre el cual se comenzaría a construir “Manolo’s Curre”, sería la etapa siguiente en este particular concurso, mientras los lectores se afanan en diseñar las secuencias o frames para cada personaje.

Y llegamos al mes siguiente, en el que se consigue elegir un nuevo ganador para esta nueva fase del concurso quien recibiría un premio de 6.000 pesetas. El guión estaba listo: una misión, un desarrollo, los controles, detalles sobre los objetos presentes y su utilización, tiempo, energía y puntuación; asimismo, se contaba con un boceto del mapa, con algunas especificaciones sobre la colocación de los elementos fundamentales que los lectores tenían que tener en cuenta para la siguiente fase: el diseño de las pantallas del juego de acuerdo con el mapa propuesto, dentro de un plazo máximo de algo más de un mes (hasta el 4 de mayo, según las bases publicadas en el nº 22 correspondiente al mes de abril). Para mi gusto, muy poco margen para un trabajo de esta categoría. El premio a este nuevo esfuerzo se habría de ver recompensado en una cuantía para nada desdeñable: 15.000 pesetas.

Sin embargo, pasan varios meses hasta que en el nº 26 aparecen por fin más detalles del concurso, que ya empezaríamos muchos de nosotros a notar que no iba a dar más de sí, en cuanto nos mostraban los sprites de movimiento con sus máscaras de cada personaje, un trabajo efectuado por miembros del propio equipo técnico de la revista, debido a que los trabajos presentados no cumplían con los debidos requisitos. Con la promesa de una próxima publicación de las pantallas del programa, sería la última vez que tendríamos noticias de este certámen que, a partir de ese momento, pasaría aparentemente al olvido. Ni tan siquiera nadie se atrevió a enviar alguna nota o carta sobre este particular y si así fue, no llegó a verse publicado en las páginas interiores de Micromanía. Por alguna razón, no volvimos a saber nada más sobre este concurso, con lo que el esfuerzo de los que han visto publicados sus trabajos para cada una de las fases del mismo poco ha servido para el resultado final.

Mucho tiempo después, aparecería en las news de es.comp.sistemas.sinclair, (¿quién no se acuerda de los grupos de noticias como éste en el que muchos de nosotros aprovechábamos para ponernos al dia sobre cuestiones relacionadas con los ordenadores Sinclair de una manera más abierta, lejos de la moderación de otros foros?) una propuesta de concluir aquel juego, un reto que quedó finalmente en un leve intento de recuperar un concurso que quedó inconcluso para siempre.

¿O tal vez no? Sacando nuevamente a colación este asunto, se podría intentar con los medios actuales poder ver “Manolo’s Curre” materializado definitivamente. ¿Por qué no intentarlo ahora y esta vez hacerlo realidad, con premio o sin él? Sin prisas, eso sí. Tal vez sea una idea peregrina, como ya ocurriera antes, pero no se pierde nada con intentarlo. De paso, como ya dijera Leo Rojo hace ocho años en su blog El Spectrum Hoy, se haría justicia a aquéllos que algo o mucho aportaron a esta iniciativa, tanto ganadores como afortunados finalistas.

5 comentarios leave one →
  1. agosto 19, 2014 11:32 pm

    Grandísima época de los videojuegos. Micromanía fue seguramente la revista más mítica para los que nos gustaban los juegos ya por esa época. Una pequeña joya de coleccionista, el nº 1 de la revista de 1988 : http://abandonware.superforo.net/t140-micromania-n1-segunda-epoca-1988

  2. agosto 20, 2014 1:23 am

    Ains, recuerdos…

  3. agosto 23, 2014 9:53 pm

    Gracias por la parte que me toca al recordar un artículo mío tan antiguo. Pero le rogaría que no me llamase Wally Week (que por otra parte es un nick que no utilizo desde hace más de una década) porque no quisiera ser confundido con otras gentes que lo usan y que NO son yo😉.

    ¡Gracias de nuevo y un fuerte abrazo!

  4. agosto 24, 2014 9:07 pm

    Ok, ex-Wally😛

Trackbacks

  1. Micromanía y “El juego de los lectores”

Publica aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: