Skip to content

Regreso a mis orígenes como usuario informático

octubre 20, 2012

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En más de una ocasión he declarado que mi primer ordenador en propiedad fue justamente un Commodore 64 que me regalaron por Navidades cuando en realidad yo había pedido a los Reyes Magos otro ordenador distinto: un ZX Spectrum. Cosas de la vida, me tuve que aguantar con lo que me regalaron pero empecé a considerarlo con bastante cuidado al irme dando cuenta de su gran potencial a nivel gráfico y sonoro. Sus Majestades dieron un patinazo que ni don Juan Carlos I en uno de los desfiles militares y cuya imagen todos recordamos dio la vuelta casi alrededor del mundo, se convirtió en todo un trending topic en Twitter y fue parodiada hasta la saciedad, pero a fin de cuentas se dejaron llevar por la consigna de todo centro comercial: “es lo que más vende”.
 

Yo si me ahogo, ha sido sin querer… lo siento

 
El caso es que en esos años locos de la primera mitad de los 80, yo cai enamorado no de la moda juvenil sino de un ZX Spectrum, un “gomas”, el que mi hermana mayor se compró en Escocia (entonces ella ya se había mudado a ese frío pero bellísimo lugar por trabajo y en consecuencia allí había establecido definitivamente su nueva residencia. Lo demás, no interesa que lo sepáis.) y se lo trajo un dia a casa por sus vacaciones a fin de que tanto yo como otro de mis hermanos lo pudiésemos disfrutar al cabo de un par de semanas, el tiempo que ella iba a estar con el resto de mi familia. Yo apenas tendría 15 años cuando lo vi funcionar por primera vez y me gustaba no solo su peculiar diseño sino los juegos con los que disfruté por primera vez: Chequered Flag, Flight Simulation (sin tener mucha idea de qué hacer en un simulador de vuelo), Slippery Sid de Silversoft, Pssst de Ultimate y alguno más que ya no consigo recordar.

Creo que fue en ese mismo año, en 1983 cuando mi hermana se trajo su Spectrum para casi perder mis sentidos por el mismo, que cuando llegó el momento de escribir mi carta a los Reyes Magos hice la petición de tener el mismo ordenador. Pero, mal rayo me partiese, no fue así. Y sí, hubo la típica decepción por no tener lo que quería, pero a la postre me encontraba con el que entonces era considerado como el mejor ordenador de 8 bits en ese momento, algo que fui descubriendo con el paso del tiempo.
 
c64
 
A raiz de poseer el Commodore 64, fui comprando tanto software (casi todo juegos) como libros sobre programación y listados BASIC, así como revistas, básicamente Input Commodore. No compraba otras revistas más que ésta misma.

Creo recordar que algo de esto ya había contado en el blog hace ya tiempo, pero no me importa refrescar la memoria. Sin embargo, a pesar de que me gustaba el Commodore 64 por algunos aspectos, por el contrario no me gustaba por otros, como su intérprete BASIC y la forma tan extraña de procesar datos para crear y mover sprites en pantalla como también producir sonidos o música usando este mismo lenguaje. Creo que fue por este mismo motivo que me fui alejando del Commodore 64 para volver mi mirada hacia el ZX Spectrum. Pasé por un tira y afloja entre seguir quedándome con el ordenador de Jack Tramiel o dejarlo aparcado para, finalmente, acabar abrazando lo que tanto soñé tiempo atrás.

El Commodore 64 pasó entonces a manos de otro de mis hermanos por un tiempo, mientras me esforzaba por dar a entender en casa que lo que yo quería realmente era un ordenador como el que se trajo mi hermana y como después habré visto en más de una ocasión en tiendas, comercios y en casa de compañeros de estudios. No pasó demasiado tiempo hasta que logré mi propósito, aunque tardé en conseguirlo un par de años más. En ese compás compraba revistas de Sinclair: ZX, Microhobby, Input Sinclair como también juegos y utilidades para cuando llegara el momento. Era como vender la piel del oso antes de cazarlo, pero sabía que más tarde o más temprano iba a cobrar mi pieza fundamental.

Me volví espectrumero en 1985 y lo fui por mucho tiempo más. Lo demás, es bien conocido por todos y no creo que haga falta contar mucho más de lo que haya contado aquí y allá, así como en algún podcast de Fase Bonus en el que participé en su momento cuando me preguntaron por mis orígenes en el mundo de la informática.
 

Mi primer ZX Spectrum en poseer, a finales de 1987, aunque fuese de Amstrad.

 
Llegamos al presente. Curiosidades de la vida, fue ver que en un foro alguien estaba vendiendo un Commodore 64 en un estado impecable y no me lo pensé dos veces. Quién me iba a decir que casi 30 años después, justamente cuando tanto este ordenador como mis queridos ZX Spectrum cumplen las mismas edades, iba a volver a tener en casa un Commodore 64 como en un flashback. Para mí ésta es mi segunda oportunidad y no me pienso arrepentir esta vez. Por supuesto, ya no tengo mi corazón dividido entre el Spectrum y el Commodore 64 (precisamente un modelo americano con salida NTSC de televisión y velocidad algo mayor al estándar europeo) y ambos conviven en paz y armonía en mi propio hogar.

Las diapositivas publicadas al inicio de esta crónica muestran la caja del ordenador, el teclado con su funda protectora, su fuente de alimentación, transformador de corriente y cables. Como ya tenía un 1530 Datassette C2N comprado un par de meses atrás con algo de suerte, en previsión de lo que me pudiera encontrar en un futuro no muy lejano, lo enchufé y me encontré con el equipo casi al completo funcionando de maravilla. La prueba gráfica está en las imágenes del juego “Beach Head” de US Gold / Access tomadas con mi cámara momentos después para comprobar que todo funcionaba perfectamente.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. octubre 20, 2012 3:55 am

    “Corazon que convive en paz y armonía”. Hermosa tu anécdota (me hizo recordar un anio donde los reyes me regalaron unos patines de 4 ruedas, juajuaua, nunca entendí el por que, tal vez querían que hiciera patín artístico… hubiera quedado muy ridículo a los 15 con mi corte de pelo siux y mi vestimenta punky rotoso).
    Casualmente el modelo de Commodore 64 que me compre’ es exactamente el mismo, (incluida casetera y disketera 1541). Al comprar aparte en una tienda la fuente de alimentación me lleve’ la sorpresa de que necesita ser reparada, ya que inicia una pantalla de caracteres 😦 NO ME DARE POR VENCIDO!>
    FELICITACIONES POR TU NUEVA ADQUISICION, ES UNA HERMOSA MAQUINA. SALAM!

  2. octubre 20, 2012 4:58 pm

    Enhorabuena 😉

  3. octubre 20, 2012 11:36 pm

    Hemos realizado una entrada parecida ambos y ambos hemos recuperado el commodore 64 casi a la vez. Cosas de la vida: http://arcademaniac.blogspot.com.es/2012/10/me-he-vuelto-sensiblero-recuperando-el.html

    Hay que enlazar en los dos sentidos

    Un saludo 😉

  4. octubre 22, 2012 2:26 pm

    Mi siguiente paso sería entrar en algún foro de Commodore. Con tantos foros que visito al dia no daría abasto con lo demás. 🙂

    • octubre 23, 2012 9:26 pm

      Felicidades !!!!!
      Pásate por Commodore Manía, YA !!!!!!!
      ;D

  5. noviembre 7, 2012 8:10 am

    Pero que fotos más chulas y entrañables Neil 😉 Commodore Mania es tu visita casi obligada, ciertamente.

  6. septiembre 19, 2014 4:22 am

    QUe historia mas rara, mira que tener un C64 y desear un Spectrum!! 😀 😀 🙂

Publica aquí tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: