Skip to content

¿Qué te evoca la imagen del primer número de Microhobby?

julio 4, 2012
Ron ha puesto la primera piedra con esta cuestión en el foro RetroWiki y la traslado aquí para todos vosotros. La respuesta la podéis dejar en el blog a continuación, sin importar la extensión. Pretendo dejar a vosotros mismos que déis rienda suelta a vuestros recuerdos y explayaros cuanto queráis. Por mi parte, puedo contaros que la misma imagen de la portada del nº 1 de Microhobby no la vi directamente en los quioscos cuando apareció un dia del mes de septiembre de 1984 hasta algo más tarde. Cuando quise darme cuenta, ya habían transcurrido varias semanas hasta que comencé a comprar la revista, de casualidad al pasar por delante de un puesto de prensa y verla allí expuesta, y tal fue el flechazo que sentí por la misma que me apresuré a conseguir los primeros números por correo, cuando llegó la oportunidad de poder hacerlo según los mecanismos de la editorial.

Me enganchó por lo directo de sus contenidos y la sencillez de sus explicaciones, las ilustraciones (muchas veces ingeniosas) de José Mª Ponce y el juego de descubrir dónde ha escondido su firma. También me gustaban la sección dedicada al análisis de software comercial (aunque no siempre sus valoraciones eran imparciales y rigurosas) y los artículos sobre programación. El apartado de los listados escritos en BASIC hechos por lectores, me atrajo de alguna forma, aunque no era muy de mi agrado cuando se trataba de copiar programas que ocupaban algo más de dos páginas. Pero para algo estaban las cintas editadas por Microhobby con todos los programas publicados cada cuatro números y contenidos en una misma casete.

Mención aparte, sus dos cursos incluidos con la revista a cargo de dos grandes colaboradores: Rafael Prades y Jesús Alonso Rodríguez, autores de los respectivos cursos de BASIC y Código Máquina. Una gran ayuda para los iniciados.

Pero si algo me había de evocar ahora mismo esta imagen es el de una época que ya quisiéramos todos poder revivir de nuevo: aquellas tardes de cuando, al regresar de clase y hacer a continuación los deberes para no dejar nada pendiente para el dia después, nos distraíamos seguidamente poniéndonos frente a nuestros ordenadores mientras jugábamos a los marcianos, al “Fred”, “La Pulga”, “Knight Lore” a golpe de joystick o teclado y con el bocadillo que nos preparaba nuestras madres con su vaso de zumo o de leche con ColaCao como meriendas. No es que lo eche de menos, pero ¿a que es divertido sentir nostalgia a veces?

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. julio 4, 2012 8:50 am

    Cuando veo esa portada se me pone la piel de gallina! Maldita sea el dia que haciendo limpieza decidí vendermelas todas (incluidas todas las Micromania…). Salir del cole, ir al kiosco, comprarme un par o mas de cómics y la micro, ir a casa y ver como una vez escritos los listados salia algo en pantalla, no tiene nombre!

  2. Sebastián permalink
    julio 4, 2012 5:40 pm

    Qué recuerdos me trae la revista Microhobby. Yo empecé a comprarla un pco después que la Micromanía, sobre todo porque la segunda me resultaba más barata y me podía permitir comprarla todos los meses.

    Pasaba tardes enteras ojeando ambas revistas. En el caso de Microhobby me encantaba probar las demos que venían en las cintas de casete. Devoraba los análisis que se encontraban en sus páginas, y más de una vez, orientado por las puntuaciones me compré muchos de los juegos que se comentaban.

    Micromanía, por otra parte, tenía también su encanto. Sus hojas enormes, ya en su 2ª etapa, recordaban a un periódico por su gran tamaño y me encantaba perderme entre sus páginas. Aquí podía ver los juegos de otros sistemas, y casi siempre se me caía la baba con las imágenes de Amiga o Atari.

    En fin, mi mundo se vino abajo en el momento en que Microhoby desapareció en enero de 1992, pero un poco después tuve mi primer PC y ahí pude resarcirme. Otra etapa comenzaba, pero nunca olvidé a mi querido Spectrum , cuyo recuerdo mantengo a buen recaudo gracias a los emuladores. También uso de vez en cuando mi Spectrum +2A que aún funciona, por supuesto 😉

    Eso ha sido una pequeña parte de mi historia, aunque hay muuuucho más.

    Saludos.

  3. julio 4, 2012 5:49 pm

    Pues yo ya empece a comprarla cuando pasó a ser mendual… y no recuerdo cual era. si recuerdo que me gustó mucho, y que la echo de menos, la verdad. Por mucho que se insista, no ha habido otra que sepa cubrior ese hueco que dejó

  4. julio 4, 2012 9:08 pm

    Además de traerme unos gratos recuerdos, también me trajo a la cabeza aquella famosa comparación de Steve Jobs donde decía que los ordenadores son como bicicletas para la mente: http://www.youtube.com/watch?v=4x8wTj-n33A

  5. climacus permalink
    julio 4, 2012 10:52 pm

    El día que salía en los quioscos era para mí el más importante de la semana. Cuando me suscribí recuerdo que la última hora del cole de los martes se me hacía interminable deseando llegar al buzón y coger mi Microhobby. Me empezó a desaparecer del buzón y un día me quedé espiando para pillar al responsable y justo. Le pillé con las manos en la masa!!! Es una de las pocas peleas serias que recuerdo… Aprovecho para reivindicar a la revista Todospectrum, que también era excelente y uno de los iconos de este nuestro vicio

  6. julio 5, 2012 12:59 am

    Todospectrum tendrá su huequecito particular algo más adelante. Es otra de las revistas que muchos añoran junto con la ZX, la revista más tempranera sobre los ordenadores Sinclair en España. 🙂

  7. Juan Fco permalink
    julio 23, 2012 9:03 pm

    Yo la recuerdo no expuesta en un kiosko, si no en la única tienda de informática que por entonces había en Jaén, Microjisa, por entonces en la calle García Rebull, junto a un “gomas” y a una ZX printer. La miraba en el escaparate totalmente fascinado, como una mariposa a una bombilla, era un mundo que de momento quedaba fuera de mi alcance económico, era la cosa material que más deseaba en este mundo…Me gustaba que la portada fuera de Ponce, porque nuestros libros del cole de Santillana también estaban ilustrados por él y los niños jugábamos a buscar su firma. Inevitablemente acabé haciendo lo mismo en las portadas de la revista. El tiempo trajo un spectrum y cierta capacidad para poder gastar en programas, revistas y accesorios. Me enganché a Microhobby sobre el número 80 o así y no fallé hasta su desaparicón. Me gustaba mucho más la parte de programación que la casi anecdótica dedicada a los juegos. Seguía atentamente sus listados e incluso alguno me publicaron. Un amigo me dejó una vez el mítico número uno, cuando aún el spectrum estaba en uso y lo estrujé todo lo que pude. son todos recuerdos de ilusión y ganas de aprender, luminosos.

Publica aquí tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: