Skip to content

Commodore 64: Cave Fighter (Bubble Bus, 1984)

febrero 1, 2011
Antes de tener mi primer ZX Spectrum, fui usuario de un Commodore 64 durante un corto periodo de tiempo desde 1983 y entre los varios juegos que yo recuerdo de aquella época y ordenador fue este particular arcade de plataformas de Richard Clark para el sello inglés Bubble-Bus. Publicado también para el Commodore 16/Plus 4, nos lleva a las profundidades de una gigantesca caverna compuesta por varias fases y muchos peligros y en la que debemos tratar de dirigirnos hasta el extremo final de cada nivel. Hay 31 niveles en total.

Podemos elegir el nivel de inicio, así como el número de vidas, y empezar el juego desde allí, con solo pulsar las teclas de función correctamente. Al comenzar, nos encontramos dentro de un conducto y una cuerda sujeta en un punto de la cúspide. Todo reside en saber impulsarnos lo justo como para asirnos a ella, subir a pulso lo suficiente y soltarnos en el momento adecuado para bajarnos de un salto a la plataforma que nos permita acceder al resto de la sala. El salto lo controlamos con el joystick (en el puerto 2) y moviéndonos en el aire en ambas direcciones. Si no podemos agarrarnos a la cuerda, lo intentaremos varias veces hasta que lo consigamos. El mejor truco para hacerlo es colocarse justo debajo de ella.

Sin embargo, no penséis que las cuevas no albergan algún tipo de vida, porque en ella hay de todo. Todos los seres que las habitan son mortales a su contacto, incluyendo unas plantas que arrojarán esporas venenosas a todo aquél que se ponga a tiro. Si mientras vamos caminando por la superficie o una plataforma nos surge una de estas plantas, si nos dispara, nos agachamos enseguida. Otros bichos también se ocuparán de incordiarnos en nuestro camino.

Para despejarlo, tenemos en nuestro poder una pistola con munición infinita. En cuanto veamos que un grupo de estos bichos nos bloquean el paso, lo abriremos a balazos. También podremos acabar con los que, sin amenazarnos de inmediato, se hallen a cierta distancia, solo por aumentar nuestra puntuación.

Un especial cuidado debemos tener para pasar de una plataforma a otra. La distancia entre ellas debemos calcularla con la potencia de nuestro salto. Cuanto mayor sea la potencia, más distancia recorrerá nuestro espeólogo y le será más fácil realizar un salto limpio y llegar sano y salvo a su nuevo destino, pero cuidado de no darnos coscorrones contra el techo de la cueva o de otras plataformas superiores. Asimismo, las cuerdas nos serán muy útiles para subir o bajar hasta donde veamos que nos es posible avanzar. Saber manejar esta facultad es importante para seguir vivo en esta aventura subterránea, en la cual el tiempo es otro de los hándicaps. Si no logramos acabar el nivel antes de que la barra del tiempo se agote por completo, perderemos una de nuestras vidas, pero sin volver al comienzo, pudiendo continuar desde un poco más atrás.



Técnicamente, no es una maravilla, pero tiene un buen nivel de jugabilidad, lo que nos permite estar enganchados al juego lo suficiente como para poder ver los demás niveles de que consta y averiguar hasta dónde somos capaces de llegar. La dificultad está bien ajustada y no nos agobiará lo más mínimo en los primeros niveles, pero a partir del quinto, y aunque suene a topicazo, ya no será un camino de rosas. En cuanto a los gráficos, son bastante sencillotes. La potencia del Commodore 64 en este apartado no se ha podido desarrollar en su máxima expresión, pero el programador ha hecho lo posible por realizar un buen trabajo, que no es mucho.

Durante la pantalla de inicio oiremos una simplona versión del “Carros de Fuego” de Vangelis y lo que nos encontraremos durante el juego será un montón de efectos sonoros algo estridentes que acompañan a cada movimiento nuestro o el de los monstruosos habitantes de las cavernas.

Entretiene lo justo, pero no esperéis gran cosa. Un Commodore 64 da para mucho, pero cuando este juego apareció en 1984 aún nadie conocía de lo que era capaz, y si no, pensar que ha tenido que pasar unos cuantos años para encontrar videojuegos tan logrados como Mayhem In Monsterland (desarrollado en 1993).

MI VALORACIÓN: 5,6/10

Cave Fighter (Commodore 16/Plus 4)

Créditos:

Autor: Richard Clark
Sello: Bubble Bus, 1984
Género: Arcade de plataformas
Disponibilidad: Sí. Varias webs.
Sistemas: Commodore 16/Plus 4 y Commodore 64.

Se comenta en la red que hubo también una versión para el VIC-20, pero hasta ahora no existe preservado ningún archivo del mismo.

Controles:

C64: Solo joystick (en el puerto 2) – Un solo jugador

TRUCO: Si os pierden los nervios porque no tenéis la precisión necesaria para agarraros a las cuerdas, ó maniobrar convenientemente en un momento muy determinado del juego con varios peligros a tu alrededor, se puede controlar desde el teclado haciendo lo siguiente: mantener presionada la tecla (flecha a izquierda, ó retroceso) con una cinta adhesiva de oficina (atravesándola por completo) y automáticamente podréis controlar a vuestro personaje desde el teclado con estas teclas, al menos, en la versión USA del Commodore 64:

W – Abajo
R – Izquierda
Y – Derecha
I – Acción

En mi ordenador no he encontrado la tecla que haga la función de mover hacia arriba, pero me funcionó con mi primer Commodore 64 (PAL). Puedo creer que fuese la tecla “1” o “2” pero no estoy seguro. Este truco es aplicable a muchos otros videojuegos que utilicen el joystick en el Port 2. Irremediablemente, tendríamos que estar usando el joystick constantemente para poder realizar acciones con la palanca hacia arriba

C16 – Plus4: Joystick en ambos puertos y teclas:
Z – Izquierda, C – Derecha, F1 – Arriba, F2 – Abajo, Shift – Salto/disparo.

Enlaces relacionados:

Lemon 64
GameBase 64: Ficha y descarga del juego
Plus 4 World: Cave Fighter para Commodore 16

Anuncios
One Comment leave one →
  1. febrero 2, 2011 12:41 am

    Descargando!

    No lo conocia, me encantan estos juegos viejunos con jugabilidad simple pero a la vez tan directa.

    Es un poco perro con las colisiones con los muros, pero esta muy bien el tema del salto, con potenciador! y disparo multidireccional.

    Habra que darle una oportunidad 🙂

Publica aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: