Saltar al contenido

ZX Spectrum: Sokoban (Compiler Soft, 2006)

diciembre 19, 2009

Voy a repescar una de las reviews que realicé para mi revista, con motivo de haber recibido en fechas muy recientes una copia física de este mismo juego y lo he estado jugando en uno de mis “gomas”. Gracias múltiples a quien corresponde. 😉

La historia de este juego nos traslada a un futuro incierto en el que el proyecto ZeXus-6 de explicantes desarrollado por la Corporación, desde su sector de Genética, se ponía en marcha. Tras un periodo turbulento, el proyecto fue condenado al fracaso, aun cuando la gran empresa siempre ha deseado mantener su hegemonía en el mercado con sus diseños. Pasado el fiasco de los explicantes, los ingenieros se volcaron en el poco desdeñable mundo de la robótica, fabricando una serie de robots bajo el modelo JCN-7000 con el objetivo de suplir a los humanos en aquellas tareas con cierto peligro para la integridad física y moral de los hombres: manejo de instalaciones energéticas, carga y descarga en almacenes, limpieza de cementerios, desinfección de quirófanos, recogida de excrementos en los parques, etc. Con ello, la Corporación iban a ver en estas máquinas su tabla de salvación, una tecnología anticuada pero recuperada para su gloria y dirigida con paso firme a los acontecimientos del presente y el futuro.

Oh, shit !! Qué asco… cuánto guarro anda suelto! :mrgreen:
_______________________________________________

Compiler Soft, con este argumento, nos sumerge en el inquietante mundo de los puzzles en un juego cargado de 99 niveles. Aquí se impone el imperio de la lógica frente a otras costumbres video-jugonas. Es hora de dedicar unas horas a machacarnos el coco con este suculento juego de reflexión. El objetivo consiste en manejar a uno de los robots JCN-7000 y desplazar un número determinado de objetos a sus puntos de destino correspondientes, colocados estratégicamente en la pantalla, siguiendo un orden lógico y de acuerdo con la disposición de los elementos que nos rodea y los pasillos habilitados a nuestro paso, y evitar en todo momento quedarse bloqueado o juntar un objeto con otro sin posibilidad de moverlos. Recordar que solo podemos empujar un solo objeto, no más. Si nos quedamos atascados, podemos optar entre reiniciar el nivel o retroceder unos cuantos pasos (opción que activaremos desde el menú de inicio).

Ya existían versiones anteriormente de juegos similares, pero de inferior calidad al que me encargo de analizar. Sin duda, resulta mucho más atractivo que los demás, tanto en lo visual como en lo sonoro. Colorido profuso y agradable, perfecto para un juego de su clase. Como nota destacable, los escenarios son intercambiables desde el menú de opciones, hasta siete sets gráficos han sido incorporados para nuestra elección. No hace falta decir qué esconde la escenografía de “Oh Shit!”… Sin comentarios…

El movimiento de nuestro protagonista es rápido y suave al mismo tiempo, sin brusquedades. El sonido, en modo 128, es genial y adecuado para la ocasión, aunque se echa de menos un mayor grado de variedad, sobre todo alguna melodía en la pantalla de menú. No obstante, es sumamente muy correcto. Los gráficos de la pantalla pueden cambiarse desde el menú principal.

La dificultad, creciente como es habitual en este tipo de juegos. Es realmente útil la idea de los passwords para acceder a los niveles más avanzados, en caso de que tengamos que abortar la partida. Algunas claves para fases algo sencillas: Nivel 3 (DAOBOD o DAMFID) y Nivel 4 (EAJBCC o EANHED). A partir de ahí es mejor que os dediquéis a estrujar las neuronas a tope para pasar el resto de pantallas, cada vez con un mayor nivel de dificultad. Por ende, no falta la adicción propia ante el reto que supone saber cómo será la próxima pantalla, y la siguiente, y la otra… O sea, una adicción rabiosamente alta.

Desde luego, los chicos de Compiler Soft han hecho un programón de los que hay que calentarse la cabeza bastante, y los ha habido bastantes en estos años atrás. El aliciente de contar con la autorización y colaboración de diversos autores de otros “Sokoban” anteriores, para el diseño de los distintos niveles, lo hace un juego enorme. Para que luego digan… ¿este juego es una mierda o hemos visto mierdas en él? Por supuesto, hay mucha m… (no quiero repetir tanto el “palabro”, se me pondría la boca llena de eso… 😆 ) repartida por las pantallas si uno elige la opción gráfica más, ejem, maloliente.

Hay mm… y mm…. Pero, desde luego, este juego no lo es en absoluto. Os lo garantizo.

Valoración Global: 8,5

LINKS:

Web de Compiler Soft

One Comment leave one →
  1. diciembre 19, 2009 10:50 am

    Yo es que con los sokoban y sus clones me pasa una cosa: me aburren de manera soberana. Es superior a mis fuerzas. No me llaman en absoluto. Tambien tengo que reconocer que me van los juegos con más accion (sigo esperando que alguien programe algo al estilo de Game Over o AMC, por ejemplo).

Publica aquí tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: