Skip to content

Arcade: Elevator Action (Taito, 1983)

diciembre 14, 2011

LA RECREATIVA:

Desarrollada por Taito Corporation y puesta en circulación en 1983, fue una de las recreativas más llamativas de la época por mezclar acción y plataformas en un mismo arcade, en una época donde este tipo de videojuegos aún no era bastante habitual, pero daría pie a la aparición en los salones recreativos de nuevos títulos basados en el género de espías y ladrones con el paso de los años. Es por eso que sea un título a tener en cuenta por los aficionados a los videojuegos sea cual sea su edad, ya que su trama es original y su desarrollo ha sido pocas veces imitado, salvo en las adaptaciones realizadas con posterioridad a los sistemas domésticos y en una secuela que la propia Taito desarrollaría años después con una notable calidad pero conservando el mismo espíritu del primer juego.

El jugador asume el control de un espía llamado Otto o Agente 17 infiltrado en un edificio de treinta plantas y varios ascensores en su interior, a través de los cuales puede ir descendiendo hasta la planta baja en busca de documentos secretos guardados en ciertas habitaciones del complejo, custodiado por agentes enemigos que cubren cada una de sus plantas. Otto irá bajando desde la misma azotea, a la cual accede desde un edificio contiguo con sus medios de asalto, hasta el hall del edificio; deberá usar los ascensores y ocasionalmente las escaleras dispuestas en varios pisos para ello.

Para evadirse del férreo control de los agentes enemigos podrá usar varias tácticas desde utilizar su pistola cargada con munición de sobra, hasta sus dotes para las artes marciales con solo patearles el culo. Otra forma de reducir a la nada a unos cuantos de estos agentes es conseguir que se coloquen justo encima del ascensor y poder aplastarlos contra el techo, o bien dejar que pasen por debajo mismo y convertirlos en sellos de correos. Otra táctica, en caso de inminente peligro, será el de saltar o agacharse si vemos cómo una ráfaga de balas disparadas por estos agentes llevan por destino su cabeza. También deberá evitar ser aplastado por un ascensor.

Si al disparar cerca del techo de cualquiera de las plantas desde el ascensor, la bala diese contra una lámpara de luz, el edificio sufriría un breve corte de corriente y se quedaría momentáneamente a oscuras. Esto nos dará más puntos de cara a obtener una gran puntuación al final del juego, pero no es imprescindible para la consecución del mismo.

Los documentos y otros objetos de valor para el agente infiltrado se hallan escondidos tras unas puertas bien identificadas con color rojo. En cuanto entremos “sigilosamente” por dichas puertas y recogido el objetivo de nuestra misión, buscaríamos la salida más corta hasta el vestíbulo donde nos espera un veloz deportivo con el motor en marcha, en busca del siguiente nivel. Sin embargo, es en los primeros niveles del edificio donde se complica algo el acceso a la meta final de fase, al tener que ir de ascensor en ascensor hasta el que le lleve finalmente hasta la misma. La forma de llevar a cabo es saber perfectamente el camino que toman cada uno de ellos y poder saltar las fosas de los ascensores en cuanto éstos pasen de largo y permanecer en el poco margen que existe entre ellas temporalmente, de forma que no resultemos heridos de muerte, bien por una caida tonta, o bien por impacto de un ascensor.

Otto solo puede moverse de izquierda a derecha, saltar y agacharse cuando no está dentro de un ascensor. Solo en este caso, será capaz de subir o bajar usando el control pertinente. En cuanto se ponga justo al lado de unas escaleras, presionando el joystick hacia arriba o abajo, podrá adoptar perfectamente el movimiento de subirlas o bajarlas y pasar de una planta a otra cuando entre ellas no haya un ascensor, como así ocurrirá en algunos casos.

Tan pronto como el jugador progresa a través de sus muchos niveles, las dificultades serán algo mayores: los enemigos dispararán con más atrevimiento contra Otto y las balas viajarán a más velocidad, con lo que las acciones evasivas serán más difíciles de ser resueltas de forma satisfactoria. Los agentes dispararán desde cualquier posición, apareciendo casi por sorpresa en ocasiones y a veces incluso a espaldas de Otto. Solo tienes la ventaja de que únicamente pueden realizar un solo disparo al mismo tiempo y ese intervalo entre el primer disparo y el segundo es crucial para poder continuar en el juego.

No existe un tiempo límite para realizar la misión en cada fase, con lo que se puede ir completando cada una de ellas sin prisas pero tampoco sin pausa. Sin embargo, en algún momento, el juego parece entrar en un modo de alerta, evidente si atendemos cómo la melodía de fondo va tomando un ‘crescendo’, aumentando el tempo ligeramente, dando la impresión de que se nos está agotando el tiempo; los agentes se vuelven algo más agresivos, como si estuviésemos cerca del final mismo del juego, y hasta los ascensores no responderán debidamente a nuestras órdenes, haciendo más difícil su control.

Se desconoce hasta el momento si verdaderamente la recreativa tiene un claro final, pero el entretenimiento está asegurado.

________________________________________________

LAS CONVERSIONES:

La recreativa fue convertida para la consola NES de Nintendo a cargo de Taito America Corporation en 1985 y dos años más tarde tendría también su correspondiente adaptación a varios sistemas de ordenadores clásicos como ZX Spectrum, Amstrad CPC, Commodore 64 y MSX, por el sello inglés Quicksilva, siendo programado por Binary Design. Para el año 1991, Taito America Corp. se haría nuevamente cargo de esta recreativa para lanzar al mercado las versiones correspondientes para las portátiles GameBoy y GameBoy Advance. En fechas recientes ha vuelto a aparecer, en esta ocasión adaptado para la Wii por la propia Taito a través del servicio Virtual Console.

Las conversiones resultantes difieren bastante entre las aparecidas para los ordenadores, siendo la mejor tanto gráfica como sonoramente la aparecida para el Amstrad CPC y dejando para el último puesto la de Commodore por sus toscos sprites y un área de juego más pequeño que en las otras versiones. Respecto de la versión para ZX Spectrum, ésta es bastante correcta en muchos aspectos y donde sobresale es también en el sonido. En todas estas versiones, la música ha corrido a cargo de David Whittaker, un maestro musical en todos los sentidos. La conversión realizada para MSX se asemeja a la recreativa en cierta forma, pero el scroll vertical es algo más brusco, realizándose éste carácter a carácter.

________________________________________________

Tendría su correspondiente secuela bajo el título “Elevator Action Returns” (o “Elevator Action II” en los Estados Unidos) por Taito en 1994, con mucha acción y una puesta en escena muy superior al de la primera entrega, como corresponde según los cánones del momento.

Por otra parte, una casa de software inglesa llamada Eurogold, realizó una adaptación no oficial de dicha recreativa bajo el nombre de “Mission Elevator” para el ZX Spectrum y otros ordenadores, siendo publicada por el subsello de U. S. Gold, Kixx, en 1988.

Enlaces relacionados:

- M.A.W.S. (Ficha de la recreativa)
MobyGames
– Fichas de Elevator Action en: World Of Spectrum, Lemon64, Generation MSX y NES.

About these ads
3 comentarios
  1. diciembre 15, 2011 5:51 pm

    Yo solo quiero saber algo: ¿este juego tenia final o no?

  2. diciembre 15, 2011 7:54 pm

    Al parecer, no.

  3. diciembre 17, 2011 6:05 pm

    ya decia yo… ¡Gracias!

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 44 seguidores

%d personas les gusta esto: